Crece la presión del gobierno federal en la consulta a pueblos mayas de Campeche

Una reunión informativa con representantes de comunidades, en Hopelchén

Una reunión informativa con representantes de comunidades, en Hopelchén

La consulta a los pueblos mayas de Campeche sobre si permiten o no la siembra de soya modificada genéticamente en su territorio avanza viento en popa en medio de la diligencia de los defensores de la causa y las presiones de las autoridades federales que son favorables a los negocios de la gigante trasnacional Monsanto.

La llamada Misión de Observación –integrada por 40 representantes de 23 organizaciones– para la histórica consulta, quedó integrada de manera formal este martes 12, e inmediatamente señaló cuatro irregularidades de las autoridades federales que presionan para torcer el proceso, tales como el nombramiento de un representante (que sólo toca hacer a los pueblos) y el soborno a un demandante ofreciéndole proyectos productivos del gobierno.

Unos días antes, en la convocatoria oficial a los pueblos para abrir las consultas, el director de la institución responsable de conducir el proceso (CDI Campeche, encabezada por Pedro Armentia López) no estuvo presente. En cambio sí estuvo estuvo la Cibiogem (Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados), la otra encargada de conducir la consulta.

En un boletín remitido a los medios este martes 12, la llamada Misión de Observación denunció lo siguiente:

1. La invitación a un ciudadano que se inscribiera como representante comunitario, pero sin que éste tuviera el aval o nombramiento de su asamblea, que es el órgano máximo de decisión según los usos y costumbres. Esto podría ser una violación del principio de consulta culturalmente adecuada.

2. La convocatoria fue emitida en los idiomas español y maya, pero las reuniones previas se han realizado solo en español hasta ahora, sin el ofrecimiento del apoyo de intérpretes.

3. La afirmación de funcionarios federales convocantes, desde la primera sesión de trabajo en Tenabo, Campeche, de que la actividad de siembra de soya transgénica no afecta a la producción de miel, que es el principal medio de vida de los mayas.

4. Los ofrecimientos a una de las autoridades comunitarias y a uno de los demandantes para que acepten proyectos y obras públicas gubernamentales a cambio de la aprobación del permiso que se consulta.

Por lo pronto, los trabajos continúan y este jueves 14 la CDI y la Cibiogem entregarán el protocolo de consulta en un evento que tendrá lugar en la Casa de la Cultura de Hopelchén, programado para 11 horas, en tanto que el viernes 15 a las 17 horas se hará lo propio en Tenabo.

En el caso de Yucatán no se ha emitido de manera oficial cuáles serán los municipios a consultar.

El 4 de noviembre de 2015, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) falló a favor de comunidades mayas de Yucatán y Campeche al suspender el permiso otorgado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Social, Pesca y Alimentación (SAGARPA) a la empresa Monsanto para la siembra comercial de 253,500 hectáreas de soya genéticamente modificada en siete entidades del país, incluyendo a las tres que integran la Península de Yucatán.

De acuerdo con la sentencia, las autoridades federales violaron, en perjuicio de los quejosos, el derecho a la consulta previa, libre, informada y culturalmente adecuada a las comunidades mayas de Yucatán y Campeche, por lo que el permiso fue suspendido hasta que se realice la consulta.

El 31 de marzo y 1 de abril pasados, las comunidades mayas de Hopelchén y Tenabo, en Campeche, fueron convocadas por la CDI, Cibiogem, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y la Sagarpa, todos del gobierno federal, anunciándose el inicio del proceso este jueves 14 de abril.

El objetivo de la Misión de Observación es monitorear y documentar el proceso, vigilando que se realicen con apego al mandato de la sentencia de la SCJN y a los estándares de derechos humanos y derechos de los pueblos indígenas que debe cumplir el Estado mexicano.

En esta primera etapa de la consulta (acuerdos previos), las comunidades fueron convocadas a elegir libremente a sus representantes, lo cual debe realizarse con respeto a los procedimientos y formas de decisión del pueblo maya.

La Misión de Observación, que conformó a solicitud escrita de varias de las comunidades que serán consultadas, tiene una sede en Ciudad de México y otra en la Península de Yucatán.

Top