Ejidatarios de Conkal no claudicarán en su lucha por recuperar sus tierras

Juan Antonio Ongay Lara hablando a los ejidatarios de Conkal

Juan Antonio Ongay Lara hablando a los ejidatarios de Conkal

Más de un centenar de campesinos mayas de Conkal votaron esta noche del martes 28 para continuar con el proceso legal de recuperación de tierras vendidas fraudulentamente por comisarios corruptos en años pasados, y advirtieron que no se rendirán ante un proceso largo y plagado de obstáculos que se les interpone en las instituciones oficiales.

En una reunión de casi dos horas en la cancha principal del municipio, el abogado que lleva el caso de los “ejidatarios disidentes”, Juan Antonio Ongay Lara, les rindió el estado del proceso y les instó a no claudicar, pues “no tienen nada que perder mientras que esos ‘riquillos de Mérida’ sí tienen mucho que perder, nada menos que proyectos inmobiliarios de alrededor de 7,000 millones de pesos”.

El abogado acudió a Conkal esta noche a informar sobre los avances a instancias de otros ejidatarios que lo presionaron, y están ansiosos por conocer el estado de las cosas. Esta situación creó, al principio de la sesión, una confrontación en la que los ejidatarios –armándose de valor– le dijeron al abogado sus obligaciones con los ejidatarios. Había un atmósfera tensa y al mismo cronista fue señalado como a “un extraño que no es de la comunidad y está tomando fotos, y está con una libretita”.

Casi al final, ya más calmados los ánimos, el abogado se disculpó por su actitud pero “que venía un poco frustrado por las cosas que pasaban en la comunidad”.

Los ejidatarios acordaron la metodología para reunir los fondos necesarios para continuar con el proceso y todos dieron su voto para no rendirse.

En su momento, el representante de los más de cien ejidatarios, Arsenio Collí, mencionó un botón de muestra: “en un acta de asamblea, en uno solo, el de 20 de diciembre de 2002, se vendieron 300 hectáreas de tierras” sin que los demás supiéramos de la venta.

Ejidatarios en la cancha municipal de Conkal, poco antes de la llegada de su abogado

Ejidatarios en la cancha municipal de Conkal, poco antes de la llegada de su abogado

Un ejidatario proveniente de Chablekal narró su mala experiencia al apoyar la causa de sus vecinos. “Por poco me llevan arrestado los policías. Carlos Abraham, uno de los compradores de tierras, pagó 10,000 pesos a cada policía para que me arrestaran, pero afortunadamente la gente salía de la iglesia en ese momento y me conocían, y no permitieron que me llevaran. Pero sí se llevaron mi triciclo”, contó el hombre treintañero de oficio voceador con equipo de sonido.

El abogado señaló que las desgracias se agudizaron con la llegada del PAN en el poder. En Yucatán sucedió lo mismo porque los funcionarios federales fueron panistas. Y el acaparador de tierras de Conkal en cuestión (“los Vegas”, señalaron siempre) eran panistas todos y recibieron regalos de grandes extensiones nomás porque sí. Pero el principal beneficiado le entró la ambición y también inscribió a sus parientes para que también fueran favorecidos.

Ongay Lara exhortó a los ejidatarios a continuar el proceso hasta las últimas consecuencias y expresó su tristeza y enojo ante esta realidad en que unos “riquillos de Mérida” se apropian de la tierra de gente humilde y se declaran “ejidatarios” mientras que viven en sus palacios en Mérida. Y citó apellidos de “riquillos” de Mérida [Trujeque, Abraham, Millet…] que aparecen como ejidatarios en las asambleas pero sólo por sobornos al comisario ejidal que se presta a esos fraudes.

Arsenio Collí acusó a esos comisarios e informó que están elaborando una lista de aquellos que infringieron las reglas y traicionaron la confianza de los ejidatarios. “Es a nosotros a quienes traicionaron”, aseveró.

La asamblea pública continuó después de las diez de la noche pero en el ambiente quedó flotando el deseo de los ejidatarios de recuperar lo suyo.

En todos los rincones de Yucatán los especuladores de tierras buscan hacerse de propiedades con la vista en proyectos a largo plazo. Los más ambicionados son las cercanas a la ciudad capital.

Top