La lengua maya no es confusa, afirmarlo ofende a los mayas: poeta Pedro Uc

Tres escritores mayas. Briceida Cuevas, Domingo Dzul y Pedro Uc, en un evento poético en el Olimpo en 2003

Tres escritores mayas. Briceida Cuevas, Domingo Dzul y Pedro Uc, en un evento poético en el Olimpo en 2003

POR Pedro Uc Be, poeta y escritor maya. 

En atención a los hechos suscitados en el pueblo de Tahdziú ,Yucatán, el sábado cinco de diciembre del año en curso, protagonizado por el sacerdote Manuel Leobardo Chuc Canté quien celebraba una misa de quince años solicitada por la familia cristiana Balam Puc, vimos y escuchamos a través de un vídeo que circula en las redes sociales, actitudes reprobables del presbítero en cuestión; en lengua maya se dirigía a la señorita quinceañera con un lenguaje corporal de reprimenda, de amenaza y de intimidación.

 Respecto a lo que dice a la señorita, por cierto en lengua maya, se alcanza escuchar reproches (de alguien que parece estar en estado inconveniente) por incumplir con normas establecidas y dar prioridad a los arreglos del vestuario.

Esta actitud que según muchos fieles católicos no es extraña (por eso algunos hasta lo justifican) es una muestra de la continuidad de los 520 años de evangelización de la “santa” inquisición, es ese clásico sometimiento del pueblo indio a los autos de fe categorizados por Diego de Landa.

Nuestro pueblo maya ha sido tolerante con este tipo de actitudes ofensivas y humillantes como si eso es necesaria para estar en comunión con Dios; ya no sabemos de cuál dios nos hablan, a veces parece que anuncian al Dios del Cristo histórico que proclamó el reino de Dios, pero tal parece que en la práctica es un dios romano, crucificador, sectario, conquistador y colonizador como del que hablan en el Chilam Balam.

 Lo peor es que la arquidiócesis emite un oficio fechado el 8 de diciembre de 2015 en el que justifica a este hijo de Landa; hay un párrafo impresionante, en el que se afirma, que la confusión se debe a que se habla en lengua maya, ¡esto es el colmo! es una ofensa para quienes somos mayas, pues hablamos una lengua “confusa”, resulta que el susodicho sacerdote solo hacía su trabajo como aquel nazi que mataba porque cumplía una orden de su superior.

Es terrible que esto siga sucediendo, que los pueblos mayas sigamos buscando espacios en el que nos humillen, nos ofendan y declaren oficialmente que hablamos una lengua confusa.

Para quienes siguen siendo católicos y cristianos, vale la pena que miren otro tipo de iglesia, esa que ha sido perseguida y opacada por la institucionalidad que sin embargo, en virtud a su naturaleza, que es de Dios como dijo el sabio Gamaliel, ha sobrevivido y ha hablado en la voz y pluma de sus profetas de hoy como Leonardo Boff, quien ha escrito un libro interesante sobre La nueva evangelización e Iglesia, Carisma y Poder.

Pero sobre todo, quizá como mayas que somos, sea bueno que miremos la fe desde nuestros abuelos más primeros, esa que nos pone en armonía con la naturaleza como la manifestación de la presencia de Dios en nuestro caminar, acompañados por la luz del sol, por el agua de la lluvia y por el canto del viento, esos no humillan sino dan vida, un buen vivir. Ticul, 9 de diciembre de 2015.

Top