Demandan a Monsanto por sembrar soya transgénica en municipio de Campeche

Semillas varias en una feria

Semillas varias en una feria

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de junio.– Greenpeace e Indignación A.C. demandaron a la empresa Monsanto y a quien resulte responsable por la posible siembra de soya genéticamente modificada en el estado de Campeche, en particular en el municipio del mismo nombre, donde la trasnacional ha expresado su intención de comercializar semillas transgénicas para el siguiente ciclo agrícola que se inicia el próximo 15 de junio, pese a que no cuenta con permiso expreso para hacerlo y existe una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que suspende las autorizaciones de siembra en el estado.

Las organizaciones presentaron  denuncias populares ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para que esta dependencia evite la liberación de soya transgénica en Campeche por las posibles afectaciones al derecho humano al medio ambiente sano, la bioseguridad y la gestión ambiental; además del desacato que la empresa podría cometer en contravención de las sentencias de la segunda sala de la Suprema Corte que suspende los permisos de siembra hasta que se consulte a las comunidades indígenas sobre si están de acuerdo o no en que se cultiven organismos genéticamente modificados en su territorio.

El argumento de la demanda, según describe un boletín conjunto, radica en que el marco legal de bioseguridad en México obliga a los interesados en la siembra de transgénicos a solicitar los permisos indicando expresamente los sitios donde desean hacerlo y Monsanto omitió mencionar explícitamente el municipio de Campeche, por lo que el permiso que recibió para las siembras no contempla esa zona y en consecuencia estaría impedido para liberar soya genéticamente modificada en él.

En 2012, Monsanto pidió autorizaciones para la siembra de soya transgénica resistente al herbicida glifosato en los municipios campechanos de Champotón, Hecelchakán, Hopelchén, Tenabo, Calkiní, Escárcega, Carmen y Palizada que actualmente se encuentran suspendidas por orden de la Suprema Corte; en ese trámite  omitió mencionar explícitamente al de Campeche por lo que sembrar en ese municipio sería ilegal.

En caso de que Monsanto insista en la comercialización y siembra de soya transgénica en el municipio de Campeche podría alcanzar multas de hasta 2 millones 190 mil pesos por violaciones a la regulación de bioseguridad en México. En el caso de los otros ocho municipios de Campeche, si Monsanto continúa con su intención de sembrar semillas de soya transgénica,  estará cometiendo desacato de una orden judicial, lo cual es muy grave.

Con las denuncias populares, Greenpeace e Indignación A.C. demandaron a la Profepa asegurar que no se siembre o se sigan sembrando variedades de soya transgénica en Campeche, en particular en el municipio del mismo nombre, donde no hay autorización expresa para hacerlo, lo que contraviene la Ley de Bioseguridad de OGM (LBOGM). Además de que no se ha dado cumplimiento a las sentencias emitidas por la  Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

También pidieron que se realicen labores de inspección, vigilancia y monitoreo en las comunidades y municipios de Campeche, a efecto de corroborar que no haya siembras de soya transgénica  y, en su caso, detenerlas; además de tomar medidas como el aseguramiento inmediato de las semillas genéticamente modificadas que hayan sido transportadas y almacenadas para la  siembra comercial en el estado de Campeche, y en caso de detectar cultivos de esta semilla en los municipios Champotón, Hecelchakán, Hopelchén, Tenabo, Calkiní, Escárcega, Carmen y Palizada y  Campeche, deberá decomisar la siembra y destruirla, cumpliendo con las medidas de bioseguridad adecuadas.

Las organizaciones manifestaron que continuarán pendientes para alertar a las autoridades de cualquier intento de siembra ilegal en Campeche, y estarán monitoreando cualquier hecho ilícito.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Top