“Desaparecen misteriosamente” 14 paneles solares nuevos en Cisteil

Foto Juan Apóstol Caamal Pech / Los paneles cuando ya casi estaban todos colocados, en Cisteil

Una obra de riego con valor de 750 mil pesos, que debía beneficiar a seis familias de Cisteil, Yaxcabá, está detenida tras la “desaparición misteriosa” de sus 14 paneles solares que ya habían sido instaladas.

Tras diez años de intentos, finalmente la agrupación “Unidad Lol de Mayo”, integrada por seis familias que cultivan hortalizas en las antiguas tierras de Jacinto Canek, recibieron un “recurso” de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para la obra cuya bomba sería alimentada con energía solar.

“Los trabajos se iniciaron hace dos meses”, explica Juan Apóstol Caamal Pech, integrante de la agrupación en conversación con Mayapolitikon. “Se suspendieron durante quince días y cuando se reanudaron los trabajos entonces ocurrió el robo de los paneles”.

El robo fue perpetrado el 2 de febrero en la noche y al día siguiente los afectados viajaron a Valladolid donde interpusieron la demanda. No obstante, no pudieron proporcionar a Mayapolitikon el número de expediente porque no recibieron copia de la denuncia pues “la impresora de la agencia está descompuesta”.

Se trata de 14 paneles cuyo costo es de ocho mil pesos cada uno, según la información de la que disponen. La obra, inconclusa, todavía no ha sido entregada aunque la empresa encargada de los trabajados se ha deslindado categóricamente del asunto del robo, porque ellos “ya los habían entregado”, según les dejó en claro el ingeniero que lleva la obra, Manuel Federico Flota Vela.

Foto Juan Apóstol Caamal Pech / Uno de los productores presume junto a una instalación, en Cisteil

Los fondos aprobados para la “Unidad Lol de Mayo” los administra la misma Sagarpa, que contrató a la empresa TDT servicios S.A DE C.V. para la “ejecución” del proyecto. Esta obra –según Juan Apóstol Caamal Pech– debió de ser entregada en diciembre del año pasado.

Son tres hectáreas de chile y una hectárea de pepino las que cultivan las familias de la “Unidad Lol de Mayo” y su parcela está ubicada a un kilómetro de Tiholop.

Conocedores de sus vecinos, los afectados son categóricos: los ladrones no son los lugareños, pues en estos rumbos no se tiene la costumbre de robar, y si los robaran no sabrían dónde revender esos paneles.

En la comunidad hay expectación sobre cómo terminará este incidente y se espera noticias de la misma Sagarpa que administra los recursos y noticias sobre las pesquisas de la Agencia de Ministerio Público de Valladolid.

Top