Con Sak Tzevul, la lengua maya tzotzil retumba por primera vez en París

Por Edgar Rodríguez Cimé,del Colectivo Cultural “Felipa Poot Tzuc”

Sak Tzevul. Foto prestada a La Jornada

Sak Tzevul. Foto prestada a La Jornada

El primer grupo musical “indígena” que trascendió su propia cultura para entonar sus cánticos en el idioma tzotzil, uno de los siete hablados entre los pueblos antiguos de Chiapas, pero utilizando el formato musical del rock occidental, a partir de su música tradicional, fue Sak Tzevul (Relámpago) fundado en 1996. Debutó el sábado pasado en el Festival Internacional Mercado de la Poesía, en París, Francia, con el programa acústico 511 Vueltas al sol: canto de resistencia.

Sak Tzevul es un grupo musical tzotzil que rompió con lo convencional al fusionar su música tradicional utilizando el formato contemporáneo del rock. Esto lo catapultó en la escena internacional tanto entre distinguidos académicos como en renombrados festivales de música. De hecho están entre los grupos “indígenas” que promueve la recién creada Secretaría de Cultura.

Hoy les toca “la ciudad luz”: ¡Ma’alob Paris! Esta vez, como en otras, van representando a nuestro país por parte de las 63 etnias originarias que aún sobreviven, a pesar de las políticas indigenistas, entre las carencias y la escasez. Pero en esta ocasión también nos representaron en otras latitudes: Rusia, Canadá, Japón, Estados Unidos, España…

Originarios del municipio tzotzil de Zinacantán, utilizan sus conciertos como “un compendio de idiomas indígenas de Chiapas: tzetzal, tzotzil, tojolabal, entramados en melodías tradicionales así como en canciones en español que expresan un poco la realidad en que vivimos, y en las cuales nos hemos desarrollado como ciudadanos y como músicos”, aclara Damián Martínez, fundador y director del grupo.

Un reluciente botón de muestra: entre las canciones está El Bolomchón, un verdadero himno para las diferentes comunidades indígenas, pues cada una de ellas posee su propia versión del tema, donde resalta la más conocida a nivel popular la chamula. “Es como un arquetipo: cada comunidad lo tiene como su deidad y le dedica su respectivo canto”.

Precisa Martínez: Esta canción habla de la Serpiente-Jaguar del Cielo y de la Serpiente-Jaguar de la Tierra, como deidades prehispánicas adoradas entre los pueblos antiguos. Un amigo me contó que los ancianos le comentaron que el Bolomchón es una especie de dragón blanco que flota en el agua y se regocija. Es como un estado espiritual que se invoca”.

Pero esta vez, conociendo los organizadores del festival la sólida trayectoria de la banda, les solicitaron ex profeso un programa acústico, para lo cual se “intervino” el material de 511 Vueltas al sol: canto de resistencia, presentado en Santo Domingo en 2003, con un repertorio musical que aborda la resistencia: sones acústicos que hablan de diversos momentos de lo que ha sucedido en Chiapas en los últimos soles.Mérida, Yucatán, 12 de junio. [email protected]

Top