Se hunde el Titanic del PRI yucateco: ¿se pondrá a salvo su capitana?

Por Pablo Cicero Alonzo, escritor y periodista

Dirigentes nacionales y locales celebran la victoria de Mauricio Vila

Quién no preferiría morir como héroe a vivir como cobarde. Así se preguntaba un editorial del The Denver Post cinco días después de la tragedia del Titanic. En ese artículo se alababa a «los verdaderos hombres, tranquilos y valientes, de pie en la cubierta del buque condenado», los que dejaron su sitio en los botes y vieron partir a cientos sabiendo que para ellos mismos no había esperanza. Joseph Bruce Ismay tuvo una respuesta clara: eligió salvarse, vivir y dejarse de romanticismos y otras idioteces, que el agua estaba muy fría. Y pudo vivir para contarlo. y, además, llegó a Nueva York y se alojó en la mejor habitación del Ritz.

Ismay tenía una responsabilidad moral añadida: era el presidente de la White Star, la compañía propietaria del Titanic, y había colaborado decisivamente en su idea y diseño, por no hablar de que parece que estuvo implicado en algunas decisiones que podrían haber tenido que ver con la catástrofe –la escasez de botes, la velocidad del buque, el ignorar los avisos de avistamiento de icebergs–. En cierta manera, podemos pensar, le tocaba ahogarse decentemente, como al capitán. Pero no. Vivió para contarla. Y es recordado como uno de los grandes cobardes de la historia.

El Titanic se ha convertido en la metáfora de grandes tragedias, como la que en este momento vive el PRI de Yucatán. Un inmenso buque que ahora se va a pique, repleto de personajes como Ismay.

En Yucatán, la neblina de la soberbia le hizo al partido en el poder subestimar a ese iceberg que es Mauricio Vila, y ahora, en lugar de organizarse para sobrevivir, un grupo rapaz continúa retrasando el salvataje, aún con la certeza de que ese obnubilado juicio es una invitación al desastre.

Los olvidados armadores del Titanic cometieron sacrilegio, asegurando que ni Dios era capaz de hundir a la ciudad flotante. Algo similar se pensó aquí, que bastaba la imagen del gobernador para navegar por los turbulentos mares del hartazgo ciudadano. No hay una orquesta que dé ánimos en ese buque herido, sino más bien arengas incoherentes y llenas de odio, que piden de nuevo carne de cañón para alimentar al voraz hielo.

El heroísmo del capitán del Titanic, que hizo todo lo posible para salvar a su tripulación, contrasta con la cobardía de la capitana del grupo de Mauricio Sahuí; ella y él piensan que con artimañas pueden taponear el caudal de la voluntad de los yucatecos. Pero, aguas –y nunca mejor dicho–, Ivonne Ortega y Mauricio Sahuí, cuando sientan el agua en los tobillos, serán los primeros en abandonar la nave, dejando tras de sí a los que realmente merecen salvarse. Pero, aguas,  Ivonne Ortega y Mauricio Sahuí ya apartaron su suite en el Ritz, y no tendrán miramientos en ocupar el último bote salvavidas que queda. Dejarán tras sí, eso sí, a quienes ahora arengan, náufragos de su dignidad. Y el primero, ya sabes quién es.– P.C.A.– Mérida, 4 de julio de 2018.

Top