Las enseñanzas de la advertencia de tsunami en Yucatán

La costa de la Península de Yucatán en el mapa de https://earthquake.usgs.gov/

Mérida, 10 de enero de 2018 (MayaPolitikon).– La alerta de tsunami para Cozumel, Progreso y Campeche, tres puertos de México, se quedó en un mero aviso. Ya sabemos que el mar no se levantó ni azotó estas costas mexicanas, afortunadamente.

Sin embargo, la alerta de tsunami para Progreso nos enseñó que en Yucatán la información vía internet demoró en llegar y lo hizo incompleta y, además, las autoridades del gobierno del Estado no nos avisaron a los yucatecos oportunamente. Es más:  “actuaron” cuando la alerta ya estaba desactivada.

Entre las enseñanzas de la advertencia de tsunami este martes a raíz de un temblor frente a las costas de Honduras, podemos mencionar las siguientes:

1) A las 9:31 de la noche del martes 9 de enero de 2018 se publicó en la Red la primera nota de un periódico yucateco sobre la alerta de tsunami para Progreso.

Transcurrieron 34 minutos entre el primer aviso oficial del peligro de tsunami y la publicación periodística que difundió esta alerta.

En esta era de internet, sorprende que la difusión de la información tarde poco más de media hora.

2) Las primeras publicaciones de medios de comunicación yucatecos informaron de la alerta de tsunami pero no precisaron el origen del aviso o citaron fuentes, tan diversas.

La enseñanza para nosotros, los habitantes de la Península de Yucatán, es que debemos indagar quién es la autoridad máxima cuando se trata de alerta de tsunamis.

De nuevo, en esta era de internet prolifera todo tipo de información sobre cualquier tema o hecho y, para no caer en alguna maraña de desinformación, es mejor hallar la fuente madre.

Esta noche del 9 de enero Twitter se inundó de publicaciones sobre las alertas de tsunami que citaron a múltiples fuentes (incluyendo al Servicio Geológico de Estados Unidos, USGS). En Facebook ocurrió algo similar, a menor escala. Uno tuvo que “bucear” en ese mar de información (que incluyó las replicaciones) hasta dar con la fuente de origen.

La próxima vez que en la Red circulen alertas de tsunami para Yucatán, o cualquier parte del mundo donde uno se encuentre, lo más recomendable es ir directo al sitio en internet del Centro de Alerta de Tsunamis en el Pacífico, de Estados Unidos.

Hasta el Centro Internacional de Información de Tsunami, de la Unesco redirecciona al usuario de su sitio web hacia el Centro de Alerta de Tsunamis en el Pacífico, de EE.UU., que en su página de inicio despliega los avisos para “Todas las regiones”, “Océano Pacífico”, “Hawai”, “Mar Caribe” y “Océano Índico”, aunque éste último ya está descontinuado.

Lista de puertos en la primera alerta de tsunami del PTWC por el sismo en Honduras

3) El Centro de Alerta de Tsunamis en el Pacífico (PTWC, por sus siglas en inglés) emitió  en total cuatro alertas de tsunami por el sismo de 7.6 grados ocurrido a las 2:52 UTC (8:52 pm. en Yucatán) a 33 km de profundidad frente a la costa de Honduras.

Publicó el primero a las 2:57 UTC del miércoles 10 de enero de 2018 (8:57 p.m. del martes 9 en la Península de Yucatán). En la lista de puertos en riesgo incluyó a Cozumel, Progreso y Campeche y señaló que el tiempo de llegada de las posibles olas destructoras son las 3:41, 7:51 y 9:34 UTC, respectivamente.

Según ese reporte, el tsunami pudo llegar a las 9:41 p.m. del martes 9 en Cozumel, a la 1:51 a.m. del miércoles 10 en Progreso y, por último, a las 3:34 de la madrugada a Campeche, último puerto de la lista de 24 comunidades costeras en peligro porque se ubican hasta a mil kilómetros del epicentro del terremoto.

A las 3:25 UTC del 10 de enero (9:25 p.m. del martes 9 en Yucatán) publicó su segundo aviso. Redujo la lista de puertos en peligro de tsunami  a  12 y Cozumel fue el único de México; Progreso y Campeche ya no estaban bajo alerta de oleaje destructivo.

A las 4:14 UTC (10:14 p.m. del martes 9 en Yucatán) emitió la tercera alerta, que incluyó a solo dos puertos, uno de Honduras y uno de Belice.

Minutos después, a las 4:49 UTC (10:49 p.m. del martes 9 en Yucatán) desactivó la alerta de tsunamis. Su reporte final mencionó que solamente en Carrie Bow Cay (Belie) el oleaje aumentó dos centímetros, en comparación con el nivel de la marea normal, y en George Town (Gran Caimán), 19 centímetros.

La enseñanza fue que cuando las informaciones periodísticas dieron cuenta del aviso de tsunami para Progreso (la primera fue a las 9:31 de la noche), en los hechos la alerta ya no incluía a ese puerto ni a Campeche.

Así, toda la vorágine de comentarios (de preocupación, broma, minimización, incredulidad), que a partir de las 9:31 p.m. ocasionó la difusión de la entonces extemporánea alerta de tsunami para Progreso y Campeche, fue ociosa.

Sesión de Protección Civil de Yucatán que terminó a la medianoche del 9 de enero de 2018

4) Quizá lo peor fue que minutos después de la medianoche del martes 9 el gobierno de Yucatán informó públicamente que el Sistema Estatal de Protección Civil terminó a esa hora su sesión extraordinaria por la alerta de tsunami y en ella descartó que no hay tal peligro para la costa del Estado.

Le tomó casi 2:30 horas, pues desde las 9:25 p.m. Progreso ya no estaba en la alerta de tsunami.

Top