Nadie edita ni ayuda para la impresión de “lo mejor del pensamiento maya contemporáneo”

POR EDGAR RODRÍGUEZ Cimé

Portada de un poemario del campechano Waldemar Noh Tzec

Portada de un poemario del campechano Waldemar Noh Tzec, cuyo pensamiento está incluido en Pensadores Mayas Contemporáneos

Un millón de disculpas a mis hermanos mayas por no haber logrado, hasta ahora, la edición del libro.

Cuando me preguntó el lingüista catalán Francesc Ligorred Perramon, especialista en literatura maya, colaborador del Por Esto! y autor de la contraportada de este texto de entrevistas, qué había pasado con su publicación, me dio mucha pena ajena aclararle: primero fue la emoción que una editorial de Barcelona me haya propuesto la coedición, y luego la desilusión que ninguna dependencia de los gobiernos municipales, estatales y federales, o la fundación Cultural Yucatán, quisieron apoyar, y hasta el mismo Partido de la Revolución Democrática se haya burlado de esta necesidad de publicar un libro de escritores mayas.

El maestro Ligorred Perramon, al saber mi respuesta guardó un sabio silencio.

Distinguidos hermanos mayas que colaboraron en este libro de entrevistas: es un deber moral comunicarles que el libro Pensadores Mayas Contemporáneos, después de haberse concluido y pedirle la revisión al lingüista norteamericano Donald Frischmann, especialista en literatura maya y catedrático de la Universidad de Texas, así como invitar al profesor Ligorred Perramon a redactar la contraportada, lo envié a la Secretaría de la Cultura y las Artes para su evaluación por el jurado de su Consejo Editorial.

No omito declarar que el contenido del texto también fue revisado por el maestro Ligorred Perramon, quien expresó su satisfacción por incluir a lo mejor de los pensadores mayas. También señalar que el maestro Frischmann le encontró algunos errores de redacción (creo fue una entrevista que no corregí antes de enviársela, y él se encargó de hacerlo). Como hubo una persona de la comisión del jurado que “descubrió esos errores en la redacción” se negó a aprobarlo, aun cuando debe revisarlo el “corrector” de la editorial. Y como el veredicto debe ser “unánime”, el texto fue rechazado.

Considerando cómo se manejan las cuestiones culturales en Yucatán, y visualizando un buen futuro para este libro no le vi gran problema. Saqué el texto de entrevistas con escritores mayas y lo cambié por otro de narrativa. Y el manuscrito original de los escritores mayas lo envié a la editorial Oblicua, en Barcelona, Cataluña, que ya ha apoyado una primera coedición a un autor yucateco, para que pasara por el ojo crítico de especialistas extranjeros en publicación de libros.

Y para sorpresa mía, esta editorial apreció culturalmente el contenido y me propuso una coedición al 50 % del costo de la publicación: 60,000 devaluados pesos mejicanos, de los cuales ellos ponían la mitad. La aceptación por mi parte implicaba el compromiso de ellos de promover, difundir y vender mi libro en los países europeos, tanto impreso como e. book por internet, como lo hace el primer autor yucateco que publicó en coedición con esos editores catalanes.

Con la alegría de haber convencido al consejo editorial de una prestigiada editorial europea en literatura de naturaleza iconoclasta, como presumen en su sitio web, me dediqué a tocar todas las puertas que tienen que ver con la cuestión de la cultura: Ayuntamiento de Mérida, Gobierno del Estado, Comisión Nacional para el Desarrollo (¿?) de los Pueblos Indígenas (CDI), Instituto para el Desarrollo (otra vez: ¿?) del Pueblo Maya (INDEMAYA), así como la Fundación Cultural Yucatán (de los empresarios libaneses).

Creerán, estimados lectores, que en ningún lado me “abrieron la puerta”, cuando menos para intentar convencerles y conseguir el otro 50 % del presupuesto total para editar un libro con “los mejores escritores mayas contemporáneos”, todos con talla internacional, con excepción de los tres escribas más jóvenes pero que ya han recibido premios importantes.

La “cereza de esta penosa falta de apoyo a lo mejor de la intelectualidad del pueblo maya contemporáneo”, lo representa la burla del Regidor del Partido de la Revolución Democrática, Tonathiu Villanueva Caltempa (por cierto, apellido de “indígena” del centro del país), quien fue el único que “abrió su puerta” pero únicamente para alimentar la ilusión de que iba a tramitar ese dinero del Fondo Municipal de Cultura (que justamente está para estos casos), del actual cabildo del Ayuntamiento de Mérida.

Compañeros escritores: Solamente me engañó y se burló de la necesidad de publicar esta obra que recoge lo mejor del pensamiento maya contemporáneo. Hoy día estoy a la espera de la convocatoria para la publicación de libros por parte de la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Mérida, donde concursará para ganarse su derecho a ser publicada.– Marzo de 2016. edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx (Colectivo cultural “Felipa Poot Tzuc”)

Top