Motul y Ticul “acaparan” parques eólicos y solares en Yucatán

Aerogeneradores en tierras de Oaxaca. Imagen de Google

Aerogeneradores en tierras de Oaxaca. Imagen de Google

Cinco municipios de Yucatán albergarán nueve granjas de “energía verde”, abarcando un área que toca prácticamente a todo el estado: en el centro, el sur y el oriente, incluyendo la costa. Se trata de cuatro parques eólicas y cinco solares.

La Secretaría de Energía (Sener) asignó a Yucatán el 50% de las 18 “ofertas económicas”  que presentaron –hasta el 28 de marzo– las 11 empresas que ganaron la Primera Subasta de Largo Plazo, del Centro Nacional de Control de Energía (CENACE).

Esta subasta primero se realizó el martes 29 de marzo y eligió 11 ofrecimientos de siete firmas pero se repitió en la madrugada del miércoles 30 por quejas contra el algoritmo usado para la selección y porque la empresa Gestamp Wind México pidió a la Sener desechar su propia oferta aduciendo que por error presentó una de monto bajo e “insostenible”. Con la salida de esta compañía se ejecutó de nuevo el algoritmo –que preponderó el monto de la oferta y la ubicación del proyecto a construir– y, al hacer la nueva selección, aumentaron los proyectos y empresas.

De acuerdo con la subasta de la Sener, en Yucatán se autorizó la construcción de las siguientes “centrales eléctricas”:

1) Parque eólico Chacabal. En San Pedro Chacabal, Motul,  la empresa Aldesa Energías Renovables S.L.U. (con sede en Madrid, España) pretende instalar uno con capacidad de 30 megavatios  (MW). Se propone generar 113,119 megavatios por hora al año (MWh/año), es decir: proporcionar un millón de vatios-hora (MWh). Su oferta fue construir el parque con una inversión de 117 millones 86 mil pesos.

2) Parque eólico Chacabal 2. En la misma comisaría de Motul, la misma compañía instalará otro de la misma capacidad,  30 MW, pero con la meta de generar más electricidad: 117,689 MWh/año (4,570 más) y también con una mayor inversión: $121.730,000 (4.644,000 de pesos más).

3) Parque eólico Tizimín.  Consorcio Energía Limpia 2010 con inversión de $338,332,000 pretende instalar turbinas que en total tendrán capacidad para generar  76 MW. La meta es suministrar 291,900 MWh/año.

Como referencia, el parque eólico de Dzilam de Bravo en teoría tendrá una capacidad de 70 MW y 36 aerogeneradores (turbinas).

4) Sin precisar el municipio, Energía Renovable de la Península, S.A.P.I. de C.V. ofertó que con menor dinero, $314.424,000, construirá un parque eólico que llevará el mismo nombre de la empresa y que tendrá mayor capacidad, 90 MW, pero que producirá menos electricidad: 275,502 MWh/año.

5) Parque solar fotovoltaico Cuncunul, municipio del oriente de Yucatán que colinda con Kaua, Valladolid, Tekom y Uayma, la empresa china Jinkosolar Investment Pte. Ltd. –que se declara líder mundial en la industria de la energía solar fotovoltaica– ofreció construir con $178.133,000 una planta con capacidad de 70 MW para generar 176,475 MWh/año.

6) Parque solar fotovoltaico San Ignacio, comisaría de Progreso, la misma compañía asiática pretende instalar uno con capacidad de 18 MW a fin de producir al año 48,748 MWh. Ofreció una invasión de $53.448,000. Sería el parque solar más pequeño y con la menor inversión.

7) Parque solar fotovoltaico Kambul, comisaría de Motul. Photoemeris Sustentable S.A. de C.V. ofreció construir con $64.308,000 un parque solar con capacidad de 30 MW para vender al año 54,974.5 MWh.

8) Parque solar fotovoltaica Ticul, en el sur de Yucatán. La empresa con sede en La India  Vega Solar 1, S.A.P.I. de C.V. ofreció que con inversión de $478.076,000 –la segunda mayor de toda la subasta y la más alta de las nueve que la Sener autorizó para Yucatán– construirá una planta con capacidad de 500 MW y para vender al año 493,303 Mw/h.

9) Parque solar fotovoltaica Ticul. La misma  Vega Solar ofertó $249.047,000 para construir otra planta de la misma capacidad, 500 MW para generar 246,832 MWh/año.

Las empresas ganadoras de la subasta federal tienen hasta el 12 de julio próximo para firmar con la Sener los Contratos de Cobertura Eléctrica respectivos.

En ese lapso, las empresas que participaron y no ganaron pueden impugnar los resultados de la subasta.

Pero la firma del contrato no garantiza que no haya nuevos obstáculos en la construcción de las obras. Como ejemplo está el mismo parque eólico de Dzilam de Bravo anunciado desde 2013, hace ya tres años, por la empresa Vive Energía para invertir 200 millones de dólares “en los próximos cinco años”. MayaPolitikon. 31 de marzo de 2016. Contacto joseic@mayapolitikon.com

Top