En Yucatán urge atender el acuífero, no la construcción de un tren

Compartido

Participantes en el conversatorio sobre la ruta del agua en la Península de Yucatán

El agua de que disponen los pobladores de Yucatán ya está severamente contaminada, de modo que a estas alturas lo que corresponde es estar trabajando ya en la mitigación de los daños, advierte Emiliano Monroy Ríos, experto en karst de la Península.

“Mitigar” decimos en nuestro ámbito, porque el agua es un recurso que no se recupera una vez contaminada, recuerda el experto en un foro virtual organizado por la Red de Resistencia y Rebeldía Jo’ el sábado 18 de julio pasado.

En el conversatorio “La lógica del agua y las rutas del despojo en America Latina” participaron Ana Laura Rojas, Coordinadora de comunidades afectadas por Trecsa; Valiana Aguilar, integrante de la Asamblea de Defensores del Pueblo Maya Múuch’ Xíinbal; Emiliano Monroy, experto en geología del karst, y Angel Sulub, del Centro Comunitario U kúuchil k Ch’i’ibalo’on. Moderaron la actriz Amanda Quezadas Llanes y el músico Emiliano Buenfil, ambos de la Red. Poco menos de dos horas duró el foro “anticapitalista y antipatriarcal”.

Ana Laura Roja puso de relieve la importancia de visualizar el mal llamado “tren maya” dentro de un proyecto mayor que abarca toda América Latina y, que como muchos  proyectos previos, supone la sistemática invisibilización de los pueblos indígenas, mientras que Valiana Aguilar habló del problema de las semillas transgénicas y el uso del glisofato en su comunidad, Sinanché, Yucatán, productos que llegan en “paquetes” de ayuda distribuidos por el gobierno.

Ángel Sulub, por su parte, habló de la importancia de resistirse a estas nuevas colonizaciones, siguiendo el ejemplo de los luchadores mayas de su región, los llamados cruzoob. Asimismo, trajo a la memoria la historia antiquísima sobre la anciana que vende agua en una cáscara de cocoyol, y recibe de pago al hijo o hija mayor de la familia.

En un momento de su participación, Monroy recuerda que la formación de dolinas, esas aguadas que se ven hoy y que son resultado del desfondamiento del suelo, es un proceso incesante, “desde mucho antes de nuestros primeros antepasados”. De modo que las generaciones futuras conocerán nuevas dolinas o cenotes, consecuencia de la especial formación del suelo. “Si se han formado cuevas en el pasado, se siguen formando hoy día”, explica.  Y es sobre esta geografía donde se está planificando construir el objetado “tren maya”.

En la Península de Yucatán hay alrededor de 10,000 cenotes, comenta Monroy, aunque precisa que hay diversas bases de datos con diferentes cifras. Añade de paso que estas formaciones son relativamente jóvenes, de apenas unas centenas de miles de años.

En su opinión son tres los peligros que hay que tomar en cuenta en el terreno. En primer lugar está el colapso de cavidades, carreteras, casas-habitación, una realidad que representa inseguridad para la población.

También te puede interesar: Inundaciones en la Península de Yucatán, una eventual consecuencia del llamado “tren maya".

En segundo lugar, la rápida filtración de cualquiera sustancia que se derrame en el suelo, debido a la composición calcárea. Los contaminantes son fácilmente absorbidos y terminan en el acuífero.

El tercer peligro es la salinización del agua dulce a causa de obras mal planificadas, indica Monroy. Cuando se derrumban cuevas, cuando se cava y  se rompen placas sin la debida planificación.

En un comentario a parte, Amanda Quezadas citó unos versos que vincula la  generación presente con las genereaciones anteriores. ¿Si nosotros somos el resultado de los sueños de nuestros ancestros, con qué estamos soñando nosotros hoy día?

El objetado “tren maya” abarcará un total de 1, 466 km de vías ferras (Cuadro 1 y el Mapa 1). Los distintos tramos se dividen en tres grupos: Tramo Selva, Tramo Golfo y Tramo Caribe. El Tramo Caribe (376 km) y el Tramo Selva (496 km) son muy importantes en el presente estudio, se trata de secciones completamente nuevas y divididas en un total de cuatro partes. El trazo general de tren cruza por 43 municipios de los estados de Campeche, Chiapas, Tabasco, Quintana Roo y Yucatán, según el estudio Tren maya, sembrando vida y coredor transistmico, de Daniel Sandoval Vázquez.

Mapa número 2 del estudio de Daniel Sandoval Vázquez, Tren maya, Sembrando vida, Corredor Transistmico

MayaPolitikon

Una web que publica informaciones relacionadas con los pueblos mayas. Editor: José Natividad Ic Xec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

subir