Abuelo maya ve en la pandemia el cumplimiento de una “profecía”

Compartido

Foto Yolanda Ic Cetina / Don Esteban Ek, vecino de Peto, a la puerta de su domicilio, recién llegado de la milpa

Las muertes en los pueblos mayas a causa de la pandemia del COVID19 fueron anunciadas hace muchos años por Enoc, un hombre errante que pasó por estos caminos muchos años antes de que yo naciera, dice don Esteban Ek, vecino de Peto, Yucatán, México.

Víctima del maltrato de los vecinos por donde fuera que pasara, este hombre –que fue considerado un profeta– vaticinó que algunos años después del año 2000 sobrevendría a la población un castigo y que todos perecerían por fuego. “La gente cerraba las puertas de sus casas cuando lo venían venir. En el camino cuando se detenía e intentaba entablar una conversación los increpados simplemente lo ignoraban. Otros le respondían de mala manera.

­–¿Qué haces? –pregunta Enoc a un hombre en cuclillas que siembra jícamas.

–Estoy cultivando piedras –responde de mala gana, y cuando mira de nuevo entre sus manos observa que las jícamas se han convertido en piedras.

Según Esteban Ek, la “profecía” de Enoc de morir por fuego se está cumpliendo en la actualidad. Es verdad que no llueve fuego del cielo, pero el augurio se cumple de algún modo cuando los muertos son incinerados. Esto es, para él, acabar en el fuego.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Los mayas son expertos en sobrevivir las hambrunas

“Tendría yo unos doce años cuando escuché de mis mayores estos vaticinios”, recuerda don Esteban Ek, incansable conversador de ochenta y dos años.

Don Esteban conversó con elChilamBalam la tarde de este martes 4 de agosto de 2020 después de haber echado ceniza a las nubes rojas (k’áank’ubul) que se acercaban en el cielo del oriente.

También te puede interesar: Las profecías de los verdaderos mayas se han cumplido

El k’áank’ubul significa muerte para los sembrados, pero es posible conjurarlo arrojando ceniza contra dichas nubes. Unos minutos después de este acto el cielo se torna gris y la lluvia cae, y ya no es dañina para los campos.
“Echa todo a perder el k’áank’ubul cuando pasa sobre las milpas”, explica don Esteban Ek, quien está orgulloso de sus cosechas y de los granos que le da “autosuficiencia alimentaria” en estos días difíciles de pandemia. El k’áank’ubul mata las matas de maíz.

Otras “profecías” de Enoc ya se han cumplido, según don Esteban Ek. Por ejemplo, dice, Enoc predijo que llegaría el día en que los hombres conversarían sin tener que mirarse las caras, sin estar juntos. “Y esto precisamente es lo que estamos haciendo ahora por medio del teléfono”, le dice a elChilamBalam el octagenario vecino de Peto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: La maldición del “profeta" Enoc a la villa de Peto

Predijo Enoc que llegará un día en que los hombres se harán mujeres y las mujeres, hombres. Y así ha sido, pues mira que los hombres se dejan crecer los cabellos y se cuelgan aretes como las mujeres. En cambio, las mujeres visten pantalones, usan el cabello corto y realizan trabajos que antes sólo hacían los varones.

MayaPolitikon

Una web que publica informaciones relacionadas con los pueblos mayas. Editor: José Natividad Ic Xec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

subir