En Yucatán, empresas de energía eólica obtendrán créditos hipotecando tierras mayas

Aerogeneradores en tierras de Oaxaca. Imagen de Google

Aerogeneradores en tierras de Oaxaca. Imagen de Google

El sesenta o setenta por ciento de los créditos que obtendrán las empresas que producirán energía eólica en tierras mayas lo garantizarán con las mismas tierras de los campesinos, alertó Sergio Oceransky, Consultor internacional en energías renovables.

En el segundo día de charlas en torno al Impacto y costo social de las llamadas energías limpias que se pretende producir en Yucatán en tierras mayas de cinco municipios, el consultor precisó que una vez que los documentos de las tierras estén en poder de los bancos los legítimos dueños ya no tendrán poder sobre ellas. “Los bancos bien podrían vendérselas a quien quieran y aunque el contrato diga una cosa, en el momento lo que rige es la situación real”, advirtió.

Si bien en europa los parques eólicos nacieron para beneficio de la comunidad, también las políticas favorecían esta tendencia por lo que había muchos recursos para impulsar la iniciativa. Esto no es así en México, donde las políticas están a favor de los grandes capitales y donde las leyes impiden y entorpecen incluso a las comunidades hacer uso de sus derechos.

Recordó Oceransky  que los parque eólicos nacieron con espíritu comunitario en el norte de Europa y su finalidad era dar autonomía a la población, producir energía para su consumo y depender de sí misma. Sin embargo, unas décadas después las empresas con grandes capitales notaron que el sector podía ser una mina de oro y se apropiaron del esquema.

En México, indicó, las leyes se hacen pensando en el capital, en los inversionistas, no en el bienestar de la comunidad.

Oceransky indicó que en Yucatán las estudios de impacto y costo social se hacen sin demasiada transparencia, de ahí que la sociedad civil ha de estar atenta a la marcha de estos polémicos proyectos.

En el auditorio del Ciesas-Peninsular- Mérida (61 con 50, Centro), el especialista remarcó sobre la importancia de que las comunidades estén bien informados de lo que gestionan las empresas. “Los proyectos que eventualmente impactarían comunidades indígenas, el Estado está obligado a realizar una consulta libre e informado, sobre si la comunidad acepta o no dicho proyecto”.

Mayapolitikon.com publicó a fines de marzo que cinco municipios de Yucatán albergarán nueve granjas de “energía verde”, abarcando un área que toca prácticamente a todo el estado: en el centro, el sur y el oriente, incluyendo la costa. Se trata de cuatro parques eólicas y cinco solares.

De acuerdo con la subasta de la Secretaría de Energía, en Yucatán se autorizó la construcción de las siguientes “centrales eléctricas”:

1.Parque eólico Chacabal. En San Pedro Chacabal, Motul, la empresa Aldesa Energías Renovables S.L.U. (con sede en Madrid, España) pretende instalar uno con capacidad de 30 megavatios  (MW). Se propone generar 113,119 megavatios por hora al año (MWh/año), es decir: proporcionar un millón de vatios-hora (MWh). Su oferta fue construir el parque con una inversión de 117 millones 86 mil pesos.

2. Parque eólico Chacabal 2. En la misma comisaría de Motul, la misma compañía instalará otro de la misma capacidad,  30 MW, pero con la meta de generar más electricidad: 117,689 MWh/año (4,570 más) y también con una mayor inversión: $121.730,000 (4.644,000 de pesos más).

3. Parque eólico Tizimín.  Consorcio Energía Limpia 2010 con inversión de $338,332,000 pretende instalar turbinas que en total tendrán capacidad para generar  76 MW. La meta es suministrar 291,900 MWh/año.

Como referencia, el parque eólico de Dzilam de Bravo en teoría tendrá una capacidad de 70 MW y 36 aerogeneradores (turbinas).

4. Sin precisar el municipio, Energía Renovable de la Península, S.A.P.I. de C.V. ofertó que con menor dinero, $314.424,000, construirá un parque eólico que llevará el mismo nombre de la empresa y que tendrá mayor capacidad, 90 MW, pero que producirá menos electricidad: 275,502 MWh/año.

5. Parque solar fotovoltaico Cuncunul, municipio del oriente de Yucatán que colinda con Kaua, Valladolid, Tekom y Uayma, la empresa china Jinkosolar Investment Pte. Ltd. –que se declara líder mundial en la industria de la energía solar fotovoltaica– ofreció construir con $178.133,000 una planta con capacidad de 70 MW para generar 176,475 MWh/año.

6. Parque solar fotovoltaico San Ignacio, comisaría de Progreso, la misma compañía asiática pretende instalar uno con capacidad de 18 MW a fin de producir al año 48,748 MWh. Ofreció una invasión de $53.448,000. Sería el parque solar más pequeño y con la menor inversión.

7. Parque solar fotovoltaico Kambul, comisaría de Motul. Photoemeris Sustentable S.A. de C.V. ofreció construir con $64.308,000 un parque solar con capacidad de 30 MW para vender al año 54,974.5 MWh.

8. Parque solar fotovoltaica Ticul, en el sur de Yucatán. La empresa con sede en La India  Vega Solar 1, S.A.P.I. de C.V. ofreció que con inversión de $478.076,000 –la segunda mayor de toda la subasta y la más alta de las nueve que la Sener autorizó para Yucatán– construirá una planta con capacidad de 500 MW y para vender al año 493,303 Mw/h.

9. Parque solar fotovoltaica Ticul. La misma  Vega Solar ofertó $249.047,000 para construir otra planta de la misma capacidad, 500 MW para generar 246,832 MWh/año. Mérida, Yucatán, 10 de junio de 2016.

Top