“Parques eólicos causaron las inundaciones”, afirman ejidatarios de Ixil

Compartido

“Tengo sesenta años y jamás había visto inundaciones como estas que padecemos hoy”, dice Cecilio Cisneros, un ejidatario de Ixil cuyo comisariado encabeza la resistencia a la entrada de parques eólicos en el territorio.

¿”Hacia dónde quieren que corra el agua, si le han bloqueado el paso hacia la costa?”, se pregunta. Y advierte: “Esto es sólo el comienzo: pronto nos va a llegar el agua salada”.

Según Cecilio, que dirige el Consejo de Vigilancia del ejido, la construcción del parque eólico de Progreso ha causado un enorme daño al comportamiento natural de las aguas. Ahora las aguas se estancan y empeoran las inundaciones. “Revisa internet. Hay videos donde se ve lo que le hicieron al suelo”, dice.

“Vimos lluvias intensas con Gilberto, con Isidoro y Wilma, y si bien hubo inundaciones estas desaparecieron rápidamente”, cuenta Cecilio durante una conversación telefónica.

Es éste un aspecto de la problemática  que plantea su ejido en un documento entregado el lunes 12 pasado en la Unidad de enlace federal y coordinación con entidades federativas, Yucatán. “Ahora en ixil, gracias a estos acaparadores que han vendido a empresas eólicas, entre otras más; gracias a sus parques eólicos que bloquean las corrientes de agua existentes en el subsuelo, evitando el flujo y salidas del agua, lugares como Ixil quedan inundados. Lógicamente, el agua no tiene libre paso en nuestro subsuelo quedándose estancada en zonas bajas como Ixil; nuestro pueblo y nuestra gente está pagando las consecuencias de ello”.

Una docena de comisariados entregaron en el mal llamado Día de la Raza sendos documentos en la Subsecretaría precitada, y cada cual explica los problemas que afrontan sus ejidos y que no son atendidos como debe ser.

Cecilio Cisneros, del comisariado de Ixil

Durante toda la conversación, el interlocutor de Mayapolitikon se mantuvo en su hamaca porque bajar de ella es peligroso. El agua en su casa, dice, alcanzaba esta tarde unos 15 cm (“ya bajó”) pero salir a la calle es casi imposible.

Como muchas comunidades de Yucatan, Ixil se inundó a causa de las lluvias de Delta durante su paso por la Península. En algunos lugares de Ixil el agua alcanzó hasta un metro de altura, según testimonios de lugareños.

Cecilio Cisneros creció en Ixil y conoce el territorio como la palma de su mano. Es testigo desde hace casi una década cómo el ejido ha sido jaloneado por los intereses de los especuladores de tierras. Aún hoy día es una visita indeseable en las oficinas del Registro Agrario Nacional porque no permite que sea subestimado por los funcionarios.

Copia del documento que los ejidatarios de Ixil entregaron a autoridades federales

MayaPolitikon

Una web que publica informaciones relacionadas con los pueblos mayas. Editor: José Natividad Ic Xec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

subir