Fotógrafa de Ticul registra lo “maravilloso” de la milpa maya

Compartido

Foto Haizel de la Cruz / La cosecha. Momento en que el milpero arranca la mazorca del árbol

Las lluvias llegaron desfasadas en muchas regiones de Yucatán a causa de la sequía.

O al menos en Buctzotz donde la joven fotógrafa Anahí Haizel de la Cruz Martin (Ticul, 1993) sigue los pasos de los hombres de campo para documentar el proceso de hacer una milpa (kool, en maya yucateco), “ese espacio maravilloso y pedagógico donde se produce y reproduce la vida”.

Su trabajo como becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) es documentar el proceso completo que implica hacer una milpa, desde la elección de la tierra y las mediciones, las plegarias, la tumba… Asimismo, los árboles, los pájaros.

Nacida en Ticul, al sur de Yucatán, donde hizo sus primeros estudios, vino a radicar a Buctzotz donde tuvo contacto de cerca, por primera vez, con la milpa.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: El suplicio de una ceiba hace de ella la fotógrafa de las luchas del pueblo maya

“Provengo de una familia que trabaja la arcilla y conozco el trabajo que se realiza en este ámbito, pero muy poco o casi nada entonces de la milpa sino hasta ahora que vine a vivir en Buctzotz”, reflexiona.

Hace más de un año que comenzó su educación en la milpa. “La milpa no es solo un espacio de producción”, firma: “también es un espacio donde se da la educación”.

“Es una parte esencia del territorio donde transcurre la vida y donde se forman las siguientes generaciones, pues la milpa es un espacio pedagógico”, dice.

Y explica: “Caminar en la milpa, contemplar las extensiones de cultivos de maíz, cómo brotan y crecen, cómo la luz del Sol toca las espigas… Mirar a los pájaros y escuchar sus cantos nos hace sensibles y todo contribuye a que amemos a la naturaleza”, abunda en entrevista con el elchilambalam.com

Foto Haizel de la Cruz / Un campesino camino a casa con la cosecha a las espaldas

Un puñado de jóvenes becarios del FONCA viajarán a finales de marzo próximo a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde rendirán sendos avances de sus proyectos, en una asamblea plenaria. Se trata de la primera de tres reuniones a las que deben acudir todos los que han recibido una beca para desarrollar un proyecto. “En fotografía, somos 14 los seleccionados en todo el país”, recuerda Haizel de la Cruz.

El proyecto de la joven ticuleña se llama La milpa como espacio de creación y su propósito es documentar todo el proceso de hacer una milpa.

Desde diciembre pasado, se la ha visto recorrer áreas de milpas y hablar con productores sobre sus tareas. Su lente ha captado, dice, escenas de campos en plena quema, áreas de verde tumbadas para los cultivos.

Asimismo, ha podido documentar algunas cosechas de maíz y actualmente la cosecha de calabazas, un fruto que es de mucho provecho para la comunidad.

Al término del proyecto, Haizel de la Cruz debe entregar 50 fotografías sobre los diferentes tiempos de la milpa de esa área del Oriente.

La milpa es muy tema muy apreciado por los estudiosos de la cultura maya y a nivel internacional algunos sectores académicos gestionan que sea reconocido como ejemplo de sustentabilidad.

POR JOSÉ NATIVIDAD IC XEC

José Natividad Ic Xec es dueño, director y editor de la web elchilambalam.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

subir
Compartido