El destierro del PRI

Adán y Eva, desterrados del Edén. Los morenistas exiliaron al PRI del Paraíso.

Mérida, Yucatán, 3 de julio de 2018 (Mayapolitikon).– Este domingo 1 de julio, México le aplicó al PRI el segundo peor castigo que Grecia Antigua imponía a los traidores: el destierro, el ostracismo. La expulsión se hará efectiva a partir de 1 de diciembre, cuando Andrés Manuel López Obrador asuma la Presidencia .

En la Grecia Antigua, en la era desde antes de Cristo,  una vez al año los ciudadanos que deseaban votar escribían en una concha de ostra el nombre de la persona cuyo destierro les parecía necesario para el bienestar público y ya constituidos en una asamblea  solemne, con un cuórum de 6,000 electores, alzaban la mano para votar. Una mayoría absoluta significaba que la persona nombrada en la concha tenía 10 días, máximo, para abandonar la comunidad  y vivir en el exilio 10 años.

Así, Grecia sancionaba a los ciudadanos que eran vistos como traidores, sospechosos o peligrosos para su comunidad. El castigo máximo era la pena de muerte.

En México, donde no se aplica la pena de muerte por ningún delito, a dos días de las elecciones ya se sabe que el PRI perdió la Presidencia, la Cámara Baja, el Senado y las nueve gobernaturas que se renovaron el 1 de julio.

Ya con el Programa de Resultados Electorales Preliminares cerrado desde el lunes en la noche, se confirma que Morena, partido fundado el 9 de julio de 2014, ganó la Presidencia, la mayoría de las 500 diputaciones federales y de las 128 senadurías y cinco de las ocho gubernaturas, incluyendo el Estado de México, donde los electores le pusieron fin al bastión priista de 89 años.

Así, la mayoría de los electores mexicanos desterró al PRI de todo el poder en la Federación y, prácticamente, de la mayoría de los 31 estados y Ciudad de México.

Castigado, el PRI se quedará con 13 de las 32 gobernaturas, desalojará Los Pinos y se convertirá en  la segunda minoría –ni siquiera será la primera– en el Congreso de la Unión.

México se pintó de guinda. Gráfica de Excélsior.

El mensaje del electorado mexicano fue rotundo para el PRI: ¡Ningún gobierno más!

Por ello, el PRI cayó: de ser la primera fuerza política de México, ahora será la tercera.

Como Adán y Eva, el PRI fue desterrado del Paraíso del mundo político mexicano.

No olvidemos que Morena, acrónimo de  Movimiento Nacional de Regeneración Nacional, apela al sentir de los fieles de la Iglesia Católica, que es la religión de la mayoría en México, y su devoción por la Virgen de Guadalupe, también conocida como Virgen Morena.

En 2021, cuando se renueve la Cámara de Diputados, se verá si el PAN  aprendió la lección ciudadana del 1 de julio de 2018. Por ahora, ganó tres gobernaturas –Guanajuato, Puebla y Yucatán– y se mantuvo como la primera minoría en las Cámaras Alta y Baja del Poder Legislativo de México.

La revelación fue “El movimiento naranja”, que conquistó la gobernatura de Jalisco.

En la votación del 1 de julio, el electorado prefirió “nuevos partidos”: Morena, que está por cumplir apenas cuatro años, y Movimiento Ciudadano, que tomó este nombre el 21 de junio de 2011 –fue fundado como Convergencia por la Democracia en 1996– y se hizo famoso con su video viral “Movimiento Naranja”, que protagoniza el niño Yuawi López.

 

Top