“Energías limpias” en Yucatán, una ilusión de prosperidad para los pueblos mayas

Por Bernardo Caamal Itzá, comunicador maya

Aerogeneradores en tierras de Oaxaca. Imagen de Google

Cuestionar un modelo no significa que no estemos de acuerdo, sino que es de interés para todos conocer sus ventajas y desventajas ante los riesgos que implica en nuestras vidas. Cuando hablamos de generadores eólicos que están siendo instalados estos días en diversos municipios yucatecos, nos cautiva la idea de “energía limpia” y pocas veces analizamos qué hay detrás de esos megaproyectos. Por ejemplo, ¿dónde se instalarán, talarán los árboles de esos lugares, cómo vivirán las aves y demás animales silvestres, incluidas las abejas? ¿Cómo mantendrán limpias estas vastas superficies, y en caso de algún accidente la pregunta es ¿representan las aspas algún peligro para quienes viven en sus alrededores? ¿Cómo se obtuvieron los operadores de compañías estos terrenos: ¿informando a detalle lo que significa estos proyectos o recurrieron a viejas artimañas “maiceando” a los actores locales?

Quienes conocen los suelos del Mayab saben lo que significa talar los montes y conocen los riesgos que implica para la milpa y la apicultura. Entonces gran parte de su economía depende de un buen manejo de sus apiarios y de las especies melíferas que se encuentran en los alrededores de donde vive y trabaja, lo que significa que hay que analizar cuánta selva hay que devastar para un generador o, en su caso, cuántos ríos se destruyen, cuántos animales y plantas son afectadas por los aerogeneradores.

Aunque nos den informes previos a la decisión comunitaria en referencia a estos proyectos, qué tan claro tenemos esa terminología jurídica plasmada en los convenios. Por ejemplo, aunque nos informan en asambleas comunitarias que se generan empleos, no nos dicen que sólo es en la fase de inicio que es cuando se requiere mano de obra, porque luego sólo quedan unos cuantos para darle mantenimiento al parque eólico.

Ante la falta de empleos y la crisis económica que impera en los pueblos originarios, la gente accede a rentar sus tierras ¿pero las renta al costo justo? Porque en estos días los mismos ejidatarios informan que el metro cuadrado fluctúa entre 30 a 70 centavos y los acuerdos no precisan los efectos negativos de los proyectos.

Visión de un parque eólico. Lugar no identificado. Foto de internet.

¿Sabías que las palas de un aerogenerador comienzan a moverse con velocidades de viento de unos 3.5 m/s y proporcionan la máxima potencia con unos 11 m/s? Quienes planean trabajar en estos lugares saben que a una determinada velocidad de las aspas los operarios ya no pueden trabajar en el interior de las góndolas.

¿Qué altura tendrán estos equipos de viento? Dicen que a más de 100 metros de altura y que toda la estructura pesa al menos 200 toneladas. De este peso, la profundidad de sus bases, la resistencia al viento, la vibración, y otros factores más ¿podrían alterar el subsuelo?

Las empresas de aerogeneradores explican que estos equipos, una vez que detecten vientos de altas velocidades, vientos fuera de rango de acuerdo con las indicaciones señaladas en el software, controlan la producción de energía en KW haciendo que las palas modifiquen el ángulo ángulo y eviten el viento. Las aspas se detienen colocando las aspas en 90 grados.

Sin embargo nos hemos cuestionado ¿Cuántas aves mueren por minuto debido al movimiento intenso de las aspas? ¿Es bueno que los parques eólicos estén cerca de nuestras casas? ¿Qué pasaría en caso de algún accidente con las aspas?

Tal vez haya más preguntas o alguien tenga más información al respecto, pero lo fundamental es que no nos dejemos cautivar solo porque genera “energía limpia”, porque deforestar ocasiona otros problemas serios a quienes viven en el territorio. Por es de interés conocer las leyes mexicanas que nos protegen como pueblos originarios y entre todos buscar las mejores alternativas que queremos. Peto, 28 de enero de 2018.

Top