Una ONG de derechos humanos acredita a empresa que afrenta a los mayas

Ejidatarios a la espera de ingresar al recinto judicial que está sobre la calle 60, en Mérida

La Asamblea de Defensores del Territorio Múuch’ Xíinbal y Fundación Yansa alertaron sobre la incursión en Yucatán de una poderosa ONG, debido a que ésta enarbola la bandera de los derechos humanos de los pueblos originarios pero sus acciones distan mucho de su discurso.

Mediante una carta, Múuch’ Xíinbal y Fundación Yansa señalaron que esta ONG es la misma que le da alto crédito –en cuanto al respeto a los derechos humanos– a la empresa SunPower, siendo ésta sin embargo la que violenta los derechos de la población maya de San José Tipceh, Muna, Yucatán.

En San José Tipceh, donde se planifica construir un parque solar de 600 hectáreas, los personeros de las empresas de SunPower (Vega Solar I y Vega Solar 2), han cometido una serie de irregularidades que afrenta a los pobladores.

También te puede interesar: Magistrado agrario de Yucatán discrimina a pueblo maya, denuncia Múuch’ Xíinbal

Se trata de la ONG denominada Centro de Información sobre Empresas y Derechos Humanos (CIEDH), una organización cuya labor –según la carta– es “amplificar el mensaje de responsabilidad” de derechos humanos de las empresas, al tomar al pie juntillas los informes de dichas firmas, sin investigarlas para validar.

Asimismo, Múuch’ Xíinbal y Fundación Yansa acusan al CIEDH de reducir los derechos de los pueblos en la Consulta y el Consentimiento, Libre, Previo e Informado, cuando está ampliamente documentado que esta práctica niega un papel activo a los pueblos.

Pero lo más preocupante, agrega el documento, es “la falta de transparencia y honestidad” de la CIEDH con Múuch’ Xíinbal. Y relata cuando la enviada del CIEDH a Yucatán, Karen Hudlet Vázquez, su Investigadora y representante en México y Centro América y el Caribe, se entrevistó con integrantes de Múuch’ Xíinbal en julio de 2018 pero con una identidad falsa.

En ese entonces, la enviada de la ONG se presentó como estudiante de posgrado que está interesada en lo que ocurre en el ámbito de las energías renovables en Yucatán pero en realidad era integrante activa de la ONG desde enero de 2015, según la web de CIEDH.

Para abonar puntos a la confianza, Múuch’ Xíinbal y Fundación Yansa sugieren al CIEDH que comparta cuáles son las fuentes de financiamiento de su trabajo en Yucatán, qué sumas  fueron recibidas por cada proyecto durante 2018, desglosadas; asimismo que comparta sus objetivos de desarrollo sustentable y su trabajo en Yucatán.

La carta fue leída durante el Conversatorio sobre proyectos de energía renovable en Yucatán, convocada por el CIEDH e Indignación, A.C., el miércoles 6 pasado en el Centro Peninsular en Humanidades y en Ciencias Sociales (CEPHCIS) de la UNAM, en Mérida.

Invitado al evento, Múuch’ Xíinbal decidió no participar plenamente por la experiencia que había tenido con la enviada de la CIEDH, así como por la experiencia de Yansa con esta ONG internacional, que consideró una maniobra de extracción de informaciones.

En la invitación de Indignación y CIEDH, que fue girada a muy selectas personas, se indica: “Este espacio busca socializar información y establecer un diálogo sobre la situación de los proyectos de energía renovable y los derechos humanos en la Península de Yucatán, en relación con otros megaproyectos.

Karen Hudlet Vázquez, representante del CIEDH en México

“Durante el espacio se presentarán los avances de mapeo sobre proyectos energéticos en la región para la retroalimentación de las y los participantes; se intercambiará información sobre los proyectos de energía renovable, derechos humanos y actores involucrados, y se discutirán posibilidades para el desarrollo de un taller regional, así como otros posibles espacios de articulación. “

A esta invitación, respondieron Múuch Xíinbal y Fundación Yansa que es imposible en esta ocasión “cooperar” con ellas, pues sólo sería para que el CIEDH obtenga más información que usará quién sabe para qué fines, o bien para que siga obteniendo fondos para un trabajo con el que no se identifican, y peor aún: para legitimar con su presencia a “empresas que deberían ser atacadas públicamente”.

Durante la lectura de la carta en dicho evento, que hizo una representante de Múuch’ Xíinbal, estuvo presente la representante del CIEDH en la región, Karen Hudlet Vázquez.

subir