La vulnerabilidad de Yucatán está en sus tierras y será durante todo el sexenio, alerta la CNDH

Aspecto de la reunión de integrantes de Múuch Xíinbal con el visitador cuarto de la CNDH, a fines de abril pasado en conocido café del centro de Mérida. El visitador subrayó la importancia de la “certeza jurídica"

El problema de las tierras será un tema candente en Yucatán durante todo el sexenio actual, afirmó Efraín Adolfo Guzmán, visitador de la Cuarta Visitaduría del Centro Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reunido con integrantes de la asamblea Múuch Xíinbal.

Desgraciadamente si bien la “voracidad” de los especuladores está desatada hay que señalar que el origen del problema es la falta de “certeza jurídica”, señaló el funcionario que participó a fines de abril en Mérida en un evento sobre derechos humanos.

Y aconsejó que la primera defensa que hay que erigir contra la especulación es poner en orden los papeles de propiedad, actualizar lo que haya que actualizar y tener a mano documentos personales (IFE, acta de nacimiento, por ejemplo) porque eso dará “certeza jurídica” a los propietarios para lo que viene.

Reunido con una docena de defensores del territorio en conocido café en el centro de Mérida, el cuarto visitador escuchó la situación que viven hoy día vecinos de San José Tipceh, de Ixil y de Valladolid, que se oponen a la implementación de megaproyectos solares en sus tierras.

El oídor hizo su trabajo de escuchar y recibió documentos para integrar a un expediente ya de por sí abultado, pero insistió en que hay que transitar el procedimiento – aparentemente inútil– de acudir a las instancias locales correspondientes.

Acudir a estas instancias  y recibir un documento que confirma tu procedimiento eso es un punto a favor, dijo Efraín Adolfo Guzmán. Ir al Registro Agrario Nacional (RAN) y no ser atendido, pero retirarse con un documento que comprueba que estuviste ahí ese día eso es importante, señaló.

LA IMPORTANCIA DE UN DOCUMENTO

Un tíquet con el número de turno, una hoja con el sello de recibido, una firma estampada en una libreta de recepciones son documentos que avalan un procedimiento y tienen valor jurídico para un futuro litigio, indicó el cuerpo visitador.

Sobra decir que los integrantes de Múuch’ Xíinbal desconfían completamente de la instancia de Derechos Humanos de Yucatán, y acudir a ella lo considera una pérdida de tiempo. No obstante, el visitador insistió: hay que ir a denunciar y hay que archivar ese papel de recibido porque demuestra que estuvimos ahí y justifica que nuestro caso ascienda a la CNDH, indicó.

El cuarto visitador de la CNDH lamentó que en estos tiempos la palabra ya no se respete –de ahí la importancia de los papeles– y recalcó que el origen de los problemas en los ejidos es la falta de “certeza jurídica”. La mayor vulnerabilidad de la Península hoy por hoy están en sus tierras, aseveró.

Por su lado, los defensores del territorio narraron las dificultades que pasan en sus comunidades por la división que ha generado los megaproyectos, y recordaron las mentiras, sobornos y amenazas en que incurren los “coyotes” de las empresas.  A los opositores de San José les advirtieron claramente que “rodarán tres cabezas”.

Mentiras y amenazas
Los defensores del territorio maya narraron las dificultades que pasan en sus comunidades por la división que ha generado los megaproyectos, y recordaron las mentiras, sobornos y amenazas en que incurren los “coyotes” de las empresas.  A los opositores de San José les advirtieron claramente que “rodarán tres cabezas”

TRES CASOS ACTUALES

En San José Tipceh una empresa extranjera pretende instalar un parque solar de casi 800 hectáreas, que prácticamente rodeará la población y la encerrará en una isla de calor. El “cierre” reciente de una presunta consulta parece inclinar la balanza a favor de la empresa pero todavía hay un recurso legal pendiente y los opositores (seis personas) no se dan por vencidos. (Los demás recibieron dinero de la empresa antes de tiempo y están comprometidos).

En Valladolid un parque solar de 210 hectáreas está en suspenso por haber ganado los opositores un amparo de la justicia federal. Vecinos de Valladolid, que hoy día son atacados desde un periódico meridano, ganaron la demanda exponiendo la importancia de los montes para la supervivencia de la cultura maya.

En Ixil el problema parece haberse zanjado porque los ejidatarios han recuperado prácticamente sus tierras que estuvieron secuestradas durante tres años, pero siguen “desaparecidas” 200 hectáreas. Lo preocupante de la situación es que el mismo titular de la Procuraduría Agracia (PA), Alfredo Ramírez, está maniobrando para “conciliar” a ejidatarios con el especulador.

Todos los días hay noticias sobre parques solares o eólicos que se anuncian en México, y en ningún lugar uno escucha que haya problemas con los dueños de la tierra, de modo que da la impresión de que la mentada la “transición energética” esté sucediendo “tersamente”. Pero no en Yucatán.

MayaPolitikon

Una web que publica informaciones relacionadas con los pueblos mayas

subir