El ejido de Motul interpone una demanda penal contra deforestadores

Compartido

Foto Kattia Castañeda Celis / Ejidatarios vigilan un área en litigio devastado, en Motul

Por invasión de tierras y daños materiales causados al ejido de Motul, ejidatarios demandaron a quienes resulten responsables por la desforestación de más de tres hectáreas el 22 de septiembre pasado.

En conferencia de prensa, el comisario ejidal Jorge Marcelino Alonsos Chuc recordó que el 29 de septiembre a las 3:40 de la tarde, interpusieron la demanda con número de expediente 723-2020 en la Fiscalía General del Estado (FGE) contra Lidia Cetz Can, su hermano Modesto, el licenciado Sergio Martínez Romero y quien resulte responsable.

El conflicto entre los ejidos de Motul y de Ucí se inició el 22 de septiembre y en esa ocasión fue necesaria la intervención de las policías municipal y estatal para evitar un enfrentamiento entre los campesinos y los trabajadores.

Durante una rueda de prensa este jueves, el ejidatario Casildo Dzib Huitz contó que pasaba por su terreno cuando vio a una persona con máquina pesada trabajando en la parcela 337, y al preguntarle quién lo mandó, aquél lo insultó y amenazó de muerte.

Informados por Casildo Dzib “nos movimos rápidamente, convocamos a la directiva y nos fuimos al lugar de los hechos. Llevamos los documentos, el número de la parcela, la delimitación y cuando llegamos allá efectivamente había una máquina desmontando aproximadamente tres hectáreas y abrió un camino como de 400 metros lineales", precisó Julio Cesar Balam Escamilla, asesor del ejido.

Aclaró Julio Balam que el jornalero con maquinaria pesada no entró al frente del ejido de Motul para devastar, sino de Ucí.

“El maquinista nos comunicó con un licenciado llamado Sergio Martínez y él pidió una audiencia con nosotros. Lo citamos, se presentó a las dos de la tarde aquí en la oficina y nos dijo que él tiene papeles que demuestran que el terreno es de doña Lídia Cetz Can porque lo heredó de su esposo, pero no presentó la documentación", dijo Balam Escamilla.

Esto no es juego: intentaron invadir porque para meter la maquinaria, doña Lidia ya había quedado en un arreglo con Sergio Martínez, indicó Julio Balam.

Presuntamente Lidia Cetz ha vendido la parcela, de 15 hectáreas, a compradores foráneos. Pero el ejido de Motul reclama como suya esa porción.

Kattia Castañeda Celis / Ejidatarios muestran el mapa del polígono de su ejido

Lo que se busca con la querella es que las personas señaladas no regresen a la parcela a dañarla y quede libre para que el ejido comience a fomentarla, según el asesor ejidal.

“Contra doña Lidia igual no tenemos problemas si ella nos presenta la documentación y si es uso común, pues se le puede autorizar trabajar o al grupo que le corresponde o la persona que le habrá comprado o heredado", agregó.

Balam explicó que si la mujer, quien ha puesto una demanda contra él y el comisario ejidal tiene los documentos legales sobre uso común, “nosotros no queremos violar ningún derecho de ejidatario. Si al paso del tiempo entró al padrón de Motul porque compró o heredó, porque puede pasar".

Al ejido de Motul le toca .067 sobre las tierras de uso común, es decir, 1.7 hectáreas por cada campesino, según la Procuraduría Agraria (Procede), por lo que si “la señora tiene dos certificados, son como 3.4 que le corresponden", pero es la asamblea la que autoriza la zona. Además, el territorio es área parcelada, bajo posesión de los mil 469 ejidatarios y son 15 hectáreas.

Kattia Castañeda Celis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

subir