La privatización de las demandas de la sociedad, el negocio de las ONG

Compartido

El círculo vicioso entre las ONG, sector privado, clase política y capitales extranjeros, en Chile

A propósito del artículo de Lucía Sepúlveda Ruiz, denominado Desenmascarando a los “Independientes No Neutrales” , en el cual muestra los vínculos empresariales de las figuras más conocidas de esta agrupación  que busca llevar una lista para la próxima elección de convencionales constituyentes, se hace importante reflexionar sobre el rol que han jugado las grandes ONG en Chile en estos últimos 30 años.

Me parece que la crítica planteada por Sepúlveda,  donde denuncia el financiamiento que han recibido grandes ONG (como lo son el Hogar de Cristo, América Solidaria y TECHO) de parte de grandes empresas, no son casos aislados sino parte de un proceso mucho más profundo, de convergencia entre distintos actores provenientes de las élites y el mundo privado.

Planteo esto, ya que la irrupción del ongenismo en Chile desde la década de los 90 en adelante, ha sido completamente funcional a las políticas neoliberales impulsadas por la clase política en las últimas décadas. De ahí que el denominado auge del Tercer Sector no sea otra cosa que la privatización de las demandas de la sociedad, donde organismos como el Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo han sido sus principales promotores todos estos años.

Si bien el caso de Fundación Teletón sea quizás el niño símbolo del abandono del Estado, a través de una solidaridad de mercado difundida por los grandes medios concentrados y sostenida por los grandes grupos económicos del país, su expansión ha ido en aumento gracias a la denominada RSE (Responsabilidad Social Empresarial).

Quizás te interese también: Alertan sobre las intenciones de ONG extranjeras en Yucatán

Una Responsabilidad Social Empresarial que ha sido usada por grandes empresas a través de estas ONG, para fomentar el consumo, reducir impuestos y limpiar su imagen, mientras que estas organizaciones de la sociedad civil se han dedicado a crear e implementar programas sociales en desmedro de un  sector público, particularmente municipal, que se encuentra completamente desfinanciado. 

Andrés Kogan Valderrama, experto en temas sociales en América Latina

Es así como la RSE ha sido el instrumento perfecto, junto con las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones), para sostener un crecimiento económico con base en la venta de recursos naturales, sin medir sus impactos sociales y ambientales. Esto, ya que las AFP invierten el dinero de todas y todos los chilenos en esas mismas empresas extractivas, que luego buscan reducir impuestos a través de donaciones a grandes ONG, lo que es parte estructural del modelo.

La cruzada de erradicación de la pobreza, impulsada por esas mismas ONG y financiadas por grandes mineras como Barrick, Anglo American, Collahuasi, Minera Los Pelambres, donde figuras como Benito Baranda y Felipe Berríos se han hecho tan conocidas públicamente, no ha sido otra cosa que una focopolítica minimalista y completamente desconectada de las comunidades y territorios

De ahí que buscar terminar con la pobreza a costa de la profundización de una sociedad de consumo, bancarizada y llena de conflictos socioambientales no solo no es sostenible, sino que no es deseable para las grandes mayorías que se han  levantado desde octubre de 2019.

Por eso, la crítica a los partidos políticos tradicionales, también financiados por grandes grupos económicos, no puede confundirse con una idea despolitizada sobre la democracia, que ve lo independiente de los partidos como algo bueno en sí mismo, ya que no lo hace menos neoliberal.  

Quizás te interese también: El colonialismo como el gran negocio de las ONG

A su vez, también hay que diferenciar esas grandes ONG llenas de conflictos de interés, de muchas otras organizaciones pequeñas y críticas de gobiernos y empresas que han sido un tremendo aporte al país. Los casos de la Fundación Sol, y el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), entre muchos otros, no solo han sido críticas con la clase política imperante, sino también de los grandes grupos económicos existentes.  

Por todo lo señalado anteriormente, y como bien ha planteado el Movimiento por el Agua y los Territorios (MAT), que la próxima elección de convencionales constituyentes en los distintos distritos sea una oportunidad histórica para elegir candidatos independientes, no solo de partidos políticos tradicionales, sino también del poder empresarial, clerical, mediático y de todos quienes intentaron llevar al país a un camino sin retorno, donde el negocio de unos pocos terminó secuestrando la democracia del país.

El mal uso de las pensiones
La llamada Responsabilidad Social Empresarial ha sido el instrumento perfecto, junto con las Administradoras de Fondos de Pensiones, para sostener un crecimiento económico con base en la venta de recursos naturales, sin medir sus impactos sociales y ambientales. Las administradoras invierten el dinero de todas y todos los chilenos en esas mismas empresas extractivas, que luego buscan reducir impuestos a través de donaciones a grandes ONG, lo que es parte estructural del modelo
Andrés Kogan Valderrama
Sociólogo en Municipalidad de Lo Prado
Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable
Magíster en Comunicación y Cultura Contemporánea
Doctorando en Estudios Sociales de América Latina
Integrante de Comité Científico de Revista Iberoamérica Social
Miembro del Movimiento al Buen Vivir Global https://buenvivir.global/
Director del Observatorio Plurinacional de Aguas www.oplas.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

subir