Con nueva marcha, Homún reitera: no quiere en su territorio la megagranja de cerdos

Todas las fotos son de Mayapolikon/ Frente a Palacio de Gobierno de Yucatán. En lengua maya se dice: “No quiero el excremento de tu cerdo”

Mérida, 4 de marzo (MayaPolitikon).– Animadas por las trepidantes tamboras, coreando eslóganes sobre el valor del agua y contra la desfachetez de las autoridades (Rolando Zapata Bello y Seduma) que fingen ignorar la gravedad del asunto, alrededor de un millar de personas se manifestaron este sábado en el Centro Histórico de Mérida para exigir darle marcha atrás a la construcción de una megagranja de 45 mil cerdos en Homún, cuyas heces arruinarían las aguas de los (ts’ono’ot) cenotes de la región.

La Casa de Montejo al fondo

Es la segunda manifestación masiva de pobladores de Homún y la sociedad civil en las calles de la blanca Mérida para advertir que el establecimiento de esa granja representa una catástrofe medioambiental. La primera protesta tuvo lugar el 3 de febrero pasado, que fue precedida por una movilización comunitaria que se organizó en la agrupación Kanan Ts’ono’ot que inmediatamente hizo una consulta (8 de octubre de 2017) sobre si aceptan o no la granja, dando como resultado un rotundo NO con 700 votos en contra.

Performance ante las oficinas de Seduma

¡Rolando, escucha:
el agua es nuestra lucha!

¡Agua, sí;
granjas, no!

¡Rolando, detente:
el pueblo no se vende!

Foto Pedro Abelardo Ic Estrella / Un aspecto de la marcha este sábado del Monumento a la Patria al Centro de Mérida

Reunidos en el Monumento a la Bandera donde realiaron algunas representaciones programadas, adultos, jóvenes y niños se encaminaron sobre el Paseo de Montejo rumbo al Centro, adonde arribaron cuando estaba comenzando a anochecer. La marcha hizo algunas paradas en su ruta al Palacio de Gobierno, realizando también breves protestas ante las oficinas de Grupo Sipse (dueños de la granja objeto de la polémica) y luego ante las oficinas de Seduma, que ha avalado el proyecto aprobando un informe sobre impacto ambiental ¡hecho por una dentista! (Gladis del Rosario Alamilla Sanguino, según fuentes de Grupo Indignación) y llegado a lo inimaginable cuando su director Eduardo Batllori Sampedro se atrevió a afirmar que ¡Homún no es un pueblo indígena!

Familias participaron en la manifestación

Una multitud marchó de nuevo este sábado 3 para pedir el retiro de la megagranja de la empresa Producción Alimentaria Porcícola SPR de RL de CV (PAPO) y en sus filas pudieron verse caminar hombres y mujeres mayores, los más jóvenes, y los menos niños pero ahí estaban. Manifestándose en las calles de la Blanca Mérida y su paso cuidadosamente protegida por policías que vigilaron la vialidad. ¿Ya mero llegamos a la Casa de Francisco de Montejo?, preguntaba una mujer de hipil que caminaba al lado de una gran “manta” de cartón. Decenas de fotógrafos daban cuenta de lo que ocurría, corriendo a los lados para ponerse delante de la comitiva, otros subiendo a los ventanales buscando un mejor ángulo mientras que en los techos algunos vecinos hacían lo propio.

La manta más elocuente

¡Agua vital,
para la comunidad ¡

¡Homún, presente.
El pueblo se levanta!

¡Pueblo milenario,
presente en el estado!

¡Hay que luchar por el agua
y la cultura conservar!

Un hombre lució una máscara de cerdo. Otros se colocaron un hocico pequeño de cartón

Cuando la comitiva pasaba frente la cantina La Negrita, un mesero con mandil azul que estaba en la banqueta dijo a voz de cuello a sus colegas : “Yo también voy a defender a los cenotes”, pero el tono con sorna sugería claramente que no se refería a los ts’ono’ot (cenotes).

En la Plaza Grande, la comitiva –que subió por la calle 62– rodeó el parque y fue a detener frente al Palacio de Gobierno. La entrada al recinto fue bloqueada por la policía y no pudieron pasar ni fotógrafos ni turistas.

Tras breves discursos de organizadores, una voz varonil habló en lengua maya y agradeció a toda la gente que ha acudido a apoyar la causa de Homún, y aseguró que seguirán luchando porque no se sienten solos.

Un padre con su hijo en brazos

Otras voces recordaron en qué consiste la problemática. Es decir, el sorpresivo comienzo de la construcción de una extensa granja sin estar enterados los vecinos, sin haberles consultado cuando debería haberse hecho, del peligro que representa una granja de esas dimensiones cuando cientos de personas viven del turismo que atraen los cenotes, sin mencionar la vulnerabilidad de la zona que es clave para la alimentación del acuífero mayor de la Península.

El agua es vital

Leyes nacionales e internacionales protegen a los pueblos originarios, como Homún y los pueblos vecinos, pero las autoridades de Yucatán las han ignorado plenamente. Un proceso legal en marcha, con apoyo de organizaciones de derechos humanos, no favorece alimenta tampoco al optimismo porque los jueces tienden a aprobar la granja del Grupo Sipse a pesar todas las voces en contra.

Carteles de apoyo a Homún

Top