Autoridades medioambientales de Yucatán tienen bajo la lupa a Keken

Un representante del Consejo Maya del Poniente habla a la asamblea, este martes 12 en el Congreso de Yucatán

Mérida, 14 de febrero (MayaPolitikon).– Autoridades del medio ambiente, federales y locales, se reunieron este martes 12 en la tarde para discutir sobre nuevos permisos solicitados por Keken en el sur de Yucatan.

Se trata de un grupo de granjas situadas entre Tixméhuac y Mama, explicó Armando Rodríguez, representante de la Semarnat en Yucatán.

El funcionario dijo esto en el contexto de las denuncias y solicitudes de vecinos de Kinchil, quienes pusieron de relieve los problemas ambientales de su región.

Es urgente detener el funcionamiento de la granjas de Keken porque nuestra agua está gravemente contaminada y en unos años no podremos usarla, advirtieron los voceros del Consejo Maya del Poniente, que reúne a un puñado de comunidades vecinas entre sí.

Asimismo, denunciaron que la cervecería Modelo está agotando el agua de la Península, exportándola en forma de cerveza.

Para nosotros no es necesario hacer un análisis para constatar que el agua que vierte Keken está contaminada, aseveró el vocero de Kinchil: para nosotros lo que está limpio está limpio y lo que está sucio está sucio.

Insistió en mostrar al presidium un video que muestra el vertedero de aguas negras de Keken al aire libre en terrenos de Kinchil.

MUESTRA DE AGUA SUCIA, EN ANÁLISIS AL DF

El representante de Semarnat explicó que una muestra tomada de ese vertedero de Keken está siendo analizada en Ciudad de México y que los resultados se entregarían en un mes.

Fue enviada fuera de Yucatán para su análisis porque de esta manera se garantiza la veracidad de los resultados, explicó Armando Rodríguez.

“Es verdad que nuestro salario es muy pequeño pero no vamos a aceptar ‘complementos’ [salariales] de parte de nadie”, dijo el funcionario de la Semarnat en alusión a un eventual soborno de parte de empresarios porcícolas.

Les aseguró que las granjas de Keken ya están siendo monitoreadas, y no sólo en Yucatán, sino en todo el país, aseguró a los ejidatarios y vecinos de Kinchil.

Keken puede ser objeto de notificaciones, sanciones y cancelaciones si se comprueba que no cumple con cabalidad lo que se dice en su Manifiesto Ambiental (MIA), afirmó Armando Rodríguez.

No obstante, destacó la importancia de actuar en orden, respetando los ámbitos de cada autoridad. Y en este caso, dijo, corresponde a la Seduma Yucatán una inspección en forma y si hay violaciones, notificar a la Semarnat y pedirle la cancelación de los permisos, señaló.

PIDEN PARTICIPAR EN FUTURAS INSPECCIONES

Los vecinos de Kinchil pidieron participar en las inspecciones que vayan a realizar las autoridades, pues no tienen confianza en los procedimientos.

El intercambio de palabras tuvo lugar en el recinto del Congreso del Estado de Yucatán (Periférico Poniente de Mérida), donde comisiones de ejidatarios de los tres estados de la Península tuvieron un encuentro con el delegado de la Procuraduría Agraria de Yucatán, Alfredo Ramírez Gómez.

En ese evento los ejidatarios ventilaron la grave situación en que se encuentran en general ese sector, abandonados a su suerte en manos de los visitadores agrarios. 

Una reunión especialmente para tratar el problemas de la contaminación del agua fue programada para el 26 de febrero y tendrá lugar en las oficinas de la Procuraduría Agraria, en el centro de Mérida.

subir