Los mayas moldeaban el cráneo de sus hijos para conservar el linaje de la madre

  Foto Nature / Vera Tiesler, médica y arqueóloga, en la Facultad de Antropología de la UADY

 

Mérida, Yucatán, 13 de febrero de 2019 (MayaPolitikon).– Las madres mayas del Periodo Clásico moldearon los cráneos de sus hijos recién nacidos con el afán de preservar su identidad matrilineal, dice la médica y arqueóloga Vera Tiesler a la revista Nature.

En una entrevista publicada este martes 12, la experta en bioarqueología de la Facultad de Antropología de la UADY  habló largamente sobre sus estudios en el área maya, centrados en restos humanos.

Fue Vera Tiesler quien introdujo en México el campo llamado taphonomy, que hacia el año 2000 estaba ganando popularidad en Europa. Este método, explica Nature, consiste no sólo clasificar los huesos y guardarlos, sino incluye la reconstrucción del cuerpo que tuvo alguna vez el esqueleto.

No obstante, este método vanguardista nunca se había aplicado a los antiguos mesoamericanos.

En aquellos tiempos, los arqueólogos “pensaron haber hecho todo después de  medir los huesos y clasificarlos, pero “he aquí que esta señora viene y dice: ‘Oh, pero si no hemos tomado muestras de tejido para analizar'".

Así la recuerda en aquellos tiempos Manuel Gándara, arqueólogo que supervisó el trabajo de la médica alemana. Gándara se encuentra hoy día en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía en la Ciudad de México.

Foto Nature / Vera Tiesler en su laboratorio

Vera Tiesler considera el cráneo como la parte más importante de un cuerpo humano y anduvo de museo a museo mirándolos, estudiándolos.

Fue así que en el área maya quedó fascinada “con la práctica de moldear la cabeza, esa práctica en que una madre ataba tablas a la cabeza de un bebé para dar forma a su crecimiento”, señala Nature.

“Los arqueólogos que estudian a los mayas asumieron que la práctica tenía algo que ver con la religión, pero sabían poco más que eso”, indica.

Notó Vera Tiesler que ciertas regiones tendían a tener estilos de cabeza específicos.

Después de estudiar centenares de calaveras, descubrió que las personas durante el período Clásico (250–900) a lo largo de la costa de lo que hoy es Veracruz tenían un estilo vertical en forma de pera; aquellas de las llamadas tierras bajas tenían un estilo inclinado y tubular, mientras que otras –a lo largo de la costa del Mar Caribe– tenían cabezas anchas y planas.

Con el tiempo, esa forma se hizo popular y dominó el período Clásico tardío, afirma.

Al mirar los dibujos y las tallas de la época y compararlos con formas de calaveras, dedujo que los estilos de cabeza siguen las tradiciones matrilineales: que los niños tienden a tener el estilo de la madre.

Ella, junto con otros, encontró una posible razón, tomando en cuenta las tradiciones mayas en la época colonial.

La mujer maya de la antigüedad vio a los recién nacidos como humanos que no estaban completamente terminados, y ante la realidad de perder su esencia por algunos cambios en la forma del cráneo procedió a moldear éste. De esta forma conservó su identidad.

Vera Tiesler, quien hizo su Licenciatura en Medicina y Doctorado en Arqueología en la ciudad de México, se ha forjado la reputación de ser la especialista más importante del mundo sobre los antiguos restos mayas, lo que la ha ayudado a descubrir secretos de sus vidas y su cultura, afirma Nature.

 En aquellos tiempos, los arqueólogos “pensaron haber hecho todo después de  medir los huesos y clasificarlos, pero “he aquí que esta señora viene y dice: ‘Oh, pero si no hemos tomado muestras de tejido para analizar'"

subir