Jennifer Lawrence y Cooke Maroney siguen los pasos de sus padres

Jennifer y sus padres, Gary Lawrence y Karen Koch

Jennifer y sus padres, Gary Lawrence y Karen Koch

Jennifer y sus padres, Gary Lawrence y Karen Koch

Mérida, 9 de Ebro (MayaPolitikon).– Aunque va contra el declive del matrimonio en Estados Unidos, el anuncio de la boda de la actriz Jennifer Lawrence (Juegos de hambre) y Cooke Maroney  confirma que ambos seguirán los pasos de sus padres.

Ambos crecieron en familias con dos padres.

Ella es hija de Gary Lawrence, dueño de la empresa constructora Lawrence & Associates, y de Karen Koch, directora de un campamento infantil.

Nació en Louisville, Kentucky, Estados Unidos, el 15 de agosto de 1990, así que tiene 28 años de edad. Tiene dos hermanos mayores, Ben y Blaine.

Jennifer Lawrence sigue los pasos paternos

Él es hijo de James Maroney y Suki Fredericks, propietarios de la granja Oliver Hill (que de producir leche orgánica hoy es hospedaje con desayuno incluido) en Leicester, Vermont, estado que limita al Norte con Canadá y al Oeste con Nueva York.

Según el portal Médium, Cooke Maroney nació en Middlebury, Vermont, en 1985, así que tiene 34 años de edad. Cuando tenía dos años de edad, la familia se mudó de Manhattan a Leicester. Estudió Historia del Arte en Nueva York y trabaja como director de la galería de arte Gladstone en “La Gran Manzana". Tiene una hermana menor,  Anabelle.

EXPECTATIVA: CASADA Y CON HIJOS

La ganadora del Oscar a Mejor Actriz de 2013  desde 2015 se reveló como partidaria del matrimonio y los hijos.

No puedo esperar a estar casada. Siento que si encuentro a esa persona con la que quiero pasar el resto de mi vida, el que quiero que sea el padre de mis hijos, absolutamente esperaría no j… eso.

“Pero tampoco cuento demasiado con eso", añadió.

Incluso, en otra ocasión, dijo que difícilmente se enamora.

Soy muy quisquillosa. Muy raras veces siento una chispa. Y para mí solo se trata de la chispa.En realidad nada más.

Pero su expectativa sobre el matrimonio no frenaba su deseo de vivir  la maternidad.

De verdad no planeo casarme. Podría hacerlo. Definitivamente quiero ser madre. Ya no me imagino casándome. No siento que necesito nada para sentirme completa. Me encanta conocer personas, hombres, mujeres, lo que sea. Amo que la gente entre en tu vida y aporte algo.

Al final, este febrero de 2019 encontró lo que buscaba para dar el sí.

Cuando alguien te pone insegura, es extrañamente emocionante porque siempre tratas de buscar esa validación. Es lo que quieres que te pase antes de casarte, para que no lo busques una vez que lo estés.

HORRENDA EXPERIENCIA

Eso sí, según declaró en 2016, no tendría damas de honor.

Las bodas son lo máximo, pero nunca sería una dama de honor de nuevo. Debería haber un sindicato de damas de honor. Es horrendo. Si alguien me lo pide de nuevo voy a decir que no. Esa parte de mi vida terminó. Aprecio que me lo pidan. Si alguna vez me caso, no creo que habrá damas de honor. ¿Cómo podría calificar a mis amigas?

También te puede interesar: Jennifer Lawrence rompe dos “molde" con su anuncio de boda.

subir