El día que Tutul Xiu dejó caer su arco y flechas

Un fragmento del llamado árbol genealógico de los Xiu

Un día como hoy el rey de Maní, Tutul Xiu, vino a rendirse a los extranjeros barbudos que se habían instalado en Jo’.

“Viene una multitud de guerreros, en número tanto como el número de pelos que tiene la piel del venado”, les advirtieron.  

Y se atemorizaron pero solo por breve tiempo.

Una multitud de guerreros llegó a lo que es hoy la plaza grande de Mérida. Traían a Tutul Xiu cargando en una especie de estera.

A cierta distancia de los españoles que estaban en posición de pelea, Tutul Xiu bajó de su camastro y avanzó a pie ante el Adelantado. Arrojó al suelo arco y flechas, juntó las manos y las elevó al cielo en señal de que viene en son de paz. La multitud de guerreros mayas que acompañaban a Tutul Xiu también dejaron caer sus armas. 

El rey de Maní se postró luego ante el Adelantado quien, según cuentan, lo ayudó a levantarse con mucho cariño y lo invitó a pasar donde él habitaba.

Ese día los extranjeros comieron bien, porque Tutul Xiu les llevó abundante comida.

Dos meses hizo Tutul Xiu en el asiento de Jo’ y vio como viven los extranjeros, vio sus rituales y la fe que profesan y recibió el bautismo a petición suya.

Cuando se retiró dejó comida e “indios para que sirvan a los españoles”, y se fue con la promesa de que iba a convencer a los Cocom para que también se sometieran, lo cual no funcionó.

He oído decir “los Xiu no me simpatizan por haberse rendido a los españoles”. Pero tampoco debiera simpatizar a nadie que los Cocom, años antes, hayan degollado a los embajadores de Tutul Xiu cuando aquellos eran sus huéspedes en Sotuta…

La embajada de Tutul Xiu solicitaba permiso para cruzar el territorio e ir a sacrificar en Chichén Itzá. Los Cocom los retuvieron con agasajos y luego los masacraron por sorpresa en un sitio llamado Otzmal. Perdonaron a Ah Kin Chi para que llevara el mensaje de regreso a Maní, pero antes le extirparon los ojos.

Entre el círculo de confianza que acompañó a Tutul Xiu en su viaje a Jo’ el 23 de enero, varios años después, estaba Ah Kin Chi.

Desde luego los Cocom se negaron a rendirse y el 11 de junio de 1541 presentaron batalla en Jo’ y fueron derrotados. 

Tutul Xiu se rindió un 23 de enero de 1541, día de san Ildefonso; los Cocom y aliados fueron derrotados en el día de san Bernabé, 11 de junio.

En enero del siguiente año los dzul “fundaron", donde estaba Jo’, la ciudad que llamaron Mérida, como se la conoce hasta el día de hoy.

JOSÉ NATIVIDAD IC XEC

José Natividad Ic Xec es dueño, director y editor de la web elchilambalam.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

subir