Compran en Cancún el primer ejemplar de “Cabañuelas mayas”, todavía sin publicar

Catalina Gallego, quien aportó los primeros 500 pesos para la impresión de Cabañuelas mayas

Peto, 29 de enero de 2016 (Bernardo Caamal Itzá). En un hecho inédito, simpatizantes de la cultura maya reunidos en la Universidad Cooperativa (UNICOOP), con sede en Cancún, expresaron su apoyo total a la tarea que desempeña el comunicador maya Bernardo Caamal Itzá, alias Arux Duende del Mayab, en la difusión de las cabañuelas mayas y en este marco le “compraron” el primer ejemplar de un libro que todavía no se edita.

La Universidad Cooperativa organizó el jueves 26 pasado, con la coordinación de Edith Soto, una conferencia donde el ingeniero agrónomo expuso qué son las cabañuelas, cómo se realiza la “observación”, el registro de los resultados y el plan de imprimir un libro que avanza lento.

“No es fácil remar contracorriente, sobre todo impulsar aquellos proyectos que nacen desde las necesidades campesinas. Quiero agradecerte por estar con nosotros para compartirnos esas experiencias de esta la cultura maya. Además quiero decirte, y ante este público maravilloso que nos acompaña esta noche, que no estás solo en este gran proyecto campesino; creo que es de suma importancia la publicación del libro Cabañuelas mayas para que nos aclare más sobre las cabañuelas mayas, por eso quiero contribuir ‘comprando simbólicamente’ un ejemplar que ni siquiera se ha impreso, pero sé que pronto lo tendré en mis manos para que nos hable del Mayab, tal como has hecho esta noche con nosotros noche”, dijo emocionada Catalina Gallego, de UNICOOP, en el auditorio SIPAS, donde tuvo lugar el evento a las siete de la noche.

“Arux: gracias por venir a nuestra ciudad, sobre todo quienes hoy te acompañamos venimos a escuchar estas magníficas experiencias que nos compartes de los sabios mayas; ahora veo con más claridad de su trascendencia y del valor que tiene en la agricultura campesina, por eso te hago patente mi reconocimiento con esta pluma de un pájaro y que de acuerdo con mi cultura significa agradecerte esta gran labor con los pueblos nuestros, con la producción de alimentos a través de los saberes ancestrales”, me compartió Luis Alberto Salazar Hernández, uno de los jóvenes que asistieron a nuestro evento.

“Pese a mis años, ahora al escucharte en esta magnífica exposición, señalaste un concepto que me hizo recordar mi niñez de esos años dorados cuando convivía con mi abuela de Tekax, y me decía constantemente: sé inteligente y observadora para entender los mensaje de la vida. Y, ahora al escucharte, me hizo recordarla y de verdad que estoy sumamente emocionada, porque hasta hoy tuve la oportunidad de develar ese misterio en que está envuelto sus palabras, la de ser observadora, nos compartió María Rosa Ochoa Ávila, integrante de la UNICOOP.

Edith Soto, gran impulsora de la cultura maya

Otra gran personalidad presente, Celina Izquierdo, escribió: “Gracias a ti Bernardo por tu generosidad de compartir conocimientos profundos; gracias Edith Soto por generar esta sinergia y gracias María Rosa Ochoa por la entrevista de radio, conseguir el lugar y tener todo perfectamente dispuesto, estoy muy alegre por los resultados.

“Bernardo: como te dije personalmente, eres un extraordinario divulgador. Fue una gran experiencia conocerte. Gracias, Edith, cuentas conmigo para futuros proyectos. Gracias, querida Celi por invitarme a ser parte de esta actividad”.

Estas expresiones muestran el sentir de este gran equipo humano, y tan solo en esta charla cada una mostró cómo se trabaja en equipo. En realidad fue una noche en que tuve la oportunidad de compartir aquellas experiencias que nos permite vivir en estas ancestrales tierras.

Ante esta muestra de simpatía a nuestra labor en torno al Xok k’íin, estoy muy emocionado por tantas muestras de solidaridad hacia este gran proyecto comunitario que inició hace más de 9 años en el sur de Yucatán; de lo que estoy seguro es que las culturas que lograron su esplendor en la humanidad, lo fue gracias a que primero supieron resolver el problema alimentario.

En tierras mayas el Xok k’iin es una forma de mostrar la valía de un conocimiento ancestral en tiempos de cambio climático. Implica entender el modelo de observación y pronóstico campesino para minimizar las pérdidas y alienta el trabajo de más del 90% de los milperos mayas que viven y trabajan en el territorio peninsular.– Bernardo Caamal Itzá

Comunicador maya y experto en saberes mayas

Correo electrónico: [email protected]

Top