El “tren maya”, detonador de pobreza, como lo fue Cancún y Playa del Carmen

Los megaproyectos favorecen al capital, no a las poblaciones ni a los más pobres. Imagen de una marcha en Mérida contra la megagranja de cerdos en Homún, famoso por sus cenotes

Mérida, 2 de febrero (MayaPolitikon).– El llamado “tren maya”  traerá destrucción y pobreza en le Península, como lo hicieron los megaproyectos de Cancún y Playa del Carmen, advirtió Víctor Lichtinger, presidente del Consejo Consultivo del Agua en México.

Tanto en la Península como en Chiapas, el “tren maya” desplazará y emprobrecerá [más] a las comunidades locales, y las ganancias millonarias quedará en mano de hoteleros y turisteros, advirtió.

En un artículo de opinión publicado este sábado 2 en La Jornada, Lichtinger menciona el ejemplo del Lázaro Cádenas, en Michoacán; en Cancún y Playa del Carmen, en Quintana Roo, donde los megaproyectos –efectivamente– trajeron “cambios”, pero cambios para mal de la población más vulnerable.

TRES EJEMPLOS

En Lázaro Cárdenas, un puerto de pescadores, la construcción de un puerto de altura empeoró la situación y los hombres ya no pueden salir al mar. Resultado: “El puerto es un enclave de primer mundo […] en una ciudad de tercer o incluso de cuarto mundo”.

 No es diferente la situación de Cancún y Playa del Carmen, añade el experto. Ahí “los buenos empleos fueron para los que llegaron de otros estados y la gente local fue desplazada y se convirtió en la base de la pirámide, en los más pobres de los pobres de la zona”

No vale la pena destruir un tesoro ambiental  para que los habitantes y los pueblos originarios de la zona pierdan su hábitat, su cultura, su selva y se conviertan en los más miserables de un progreso mal entendido, aseveró Lichtinger en el texto dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Si realmente su interés es beneficiar a los más pobres, modifique este proyecto y genere otro verdaderamente participativo desde abajo, pidió el presidente del Consejo Consultivo del Agua en México.

VOCES OPOSITORAS

Muchas voces se alzan contra el proyecto del presunto “tren maya”, pero cada vez son menos las que se alzan en la Península de Yucatán en virtud de un intenso cabildeo y cooptación que han orquestado operadores de Morena enquistados en el recién nacido INPI.

Resucitados viejos operadores corporativistas, han formado un frente duro para apoyar el proyecto de AMLO, fundadas sus razones en el número de votos que recibió López Obrador para ser elector presidente.

Diego Prieto, director del INAH México, se ha burlado incluso de los opositores al proyecto, considerándolos rezagados y que miran sólo hacia el campo.

Una consulta “pública” hecha en algunos puntos del país dio el visto bueno a la construcción del “tren maya”, pero en la Península la consulta fue irrelevante y criticada por algunas agrupaciones independientes.

subir