Jovencitas ganan el 2o. certamen de ensayo “Felipa Poot”, heroína maya de Kinchil

Jovencitos de la escuela Felipa Poot escuchan sobre la heroína maya, en Kinchil

Dos jovencitas de Kinchil se adjudicaron el premio Felipa Poot, en el segundo certamen de ensayo que se organiza en honor de esta luchadora social maya asesinada el 28 de marzo de 1936.

En un boletín, el Barzón y la Asociación Civil Chan Tzab Can informaron los nombres de las ganadoras.

Ellas son Rubí Belem Tun Ventura e Ingrid Elisa Castro Tzuc .

En el acto de premiación oficial que tuvo lugar en la escuela que lleva el nombre de la heroína maya, Ingrid Elisa Castro Tzuc leyó que “desde niña escucho de una mujer conocida como Felipa Poot, de los maestros de las clases de historia, que comentaban que era una luchadora social, una guerrera… Con el paso de los años mi curiosidad fue creciendo por saber de ella…”

“Al concluir la primaria me llevé una gran sorpresa al observar que en mi nueva escuela secundaria Técnica 18 de Kinchil, justo en el pórtico de entrada se encuentra un mural con el rostro de doña Felipa Poot, lo que detonó mi curiosidad y movida por este interés me di a la tarea de investigar algo de su biografía a través de los medios de comunicación, el internet y otros medios escritos, aunque en realidad me di cuenta que existe muy poca información sobre tan valiente mujer, que descubrí es originaria de mi querido pueblo Kinchil, y que el entorno social que  le tocó vivir era muy distinto al actual en lo que se refiere a la economía, a la salud, y a la educación, ya que en este último ámbito, según los datos que logré recabar, los caciques del pueblo se aprovechaban de la ignorancia de la gente, por lo que evitaban a toda costa la llegada de educadores, incluso se dice que mataron a muchos maestros”.

Ingrid Castro contó que mientras más investigaba sobre Felipa Poot en los asuntos públicos y la política, “más orgullosa me sentí de haber nacido en Kinchil… ”

Por su lado, Rubí Balam Tun Ventura presentó un trabajo menos idealista que el de Ingrid, pero con más contenido histórico político y concluye que “la muerte de Felipa Poot dejó un legado significativo para la comunidad, ya que ella luchaba para que el pueblo aprendiera a leer y escribir en español. En compañía de Lázaro Solís, Víctor Solís, Andrés Ku, Nazario Pisté y Agustín Puc, así como varias mujeres, divulgaron que conforme a la ley todos los seres humanos son iguales y merecen respeto.

Y dice que, “ante todos esos acontecimientos sólo me queda reflexionar el porqué del asesinato de una importante persona, acaso por ser maya, que tuvo el valor de luchar por sus derechos, por ser mujer, por querer tener la esperanza de la política socialista iniciada por Salvador Alvarado, Felipe Carrillo Puerto y posteriormente por Lázaro Cárdenas”.

“Felipa Poot fue importante para nuestro municipio, su memoria tiene que ser recuperada y recordada por los originarios de Kinchil y sobre todo por nosotras las mujeres, ya que nos deja un importante aprendizaje, pues me queda claro que siempre se debe luchar por nuestros derechos, que no hay que dejarse, ya que todos somos personas, somos seres humanos y merecemos respeto sin importar si somos la diferencia de clase social, color de piel, si hablamos otra lengua o vestimos diferente”, subrayó.

Legado de una heroína maya
Lead Manager
"La muerte de Felipa Poot dejó un legado significativo para la comunidad, ya que ella luchaba para que el pueblo aprendiera a leer y escribir en español. En compañía de Lázaro Solís, Víctor Solís, Andrés Ku, Nazario Pisté y Agustín Puc, así como varias mujeres, divulgaron que conforme a la ley todos los seres humanos son iguales y merecen respeto"

La convocatoria, que estuvo abierta del 20 de febrero al 20 de marzo, está destinada a jóvenes de 13 a 20 años de edad .

Consiste en presentar un ensayo histórico sobre la vida de Felipa Poot, abarcando el asunto del género, la política y las causas de su muerte.

El objetivo es promover el conocimiento de nuestra raíz histórica y necesaria liberación femenina, como la defensa de la autonomía de nuestro patrimonio territorial entre las nuevas generaciones.

El jurado calificador lo integraron Fabiola Ponce, Pilar del Valle y Carmen Ventura profesionales e investigadores en Educación y antropología social. Mail:  [email protected]

subir